El veto a los productos occidentales acerca a Rusia a la autosuficiencia alimentaria

Vladimir Putin, presidente de Rusia

Casi cinco años después de decretar su embargo a los productos alimentarios occidentales, la producción agraria rusa continúa creciendo, gracias a un apoyo creciente del Estado. El país se ha fijado objetivos de autosuficiencia alimentaria para el año 2020, una ambición que está cerca de alcanzar en el caso de las carnes (salvo en carne de vacuno) después de haberlo logrado con los cereales. A pesar de ello, Rusia sigue cubriendo con importaciones el 21% de sus necesidades alimentarias.

La estrategia alimentaria rusa se enmarca en la política de autonomía del presidente Vladimir Putin, un proyecto que, según los analistas internacionales, cuenta con el apoyo de la población. Sin embargo, este “modelo ruso” tiene también sus debilidades, por ejemplo, en términos de seguridad alimentaria de la población o de fuerte concentración de la producción en manos de los agroholdings.

Desde el Instituto Francés de Relaciones Internacionales (Ifri) subrayan que, mientras las sanciones parecen haber tenido globalmente un impacto negativo en las perspectivas de crecimiento del país, “la agricultura aparece como uno de los sectores económicos que ha aprovechado las sanciones occidentales, o más bien las contra-sanciones rusas”.

Tras el fin de la Unión Soviética, la agricultura fue la gran olvidada durante el período de transición y la producción agraria disminuyó en torno a un 50% en los años 90, antes de volver a crecer, arrastrada por el sector emblemático de los cereales.

En 2018, la producción creció el 1%, menos que en 2017 (+2,4%) y 2016 (+4,8%), de acuerdo con las estadísticas rusas. Desde 2014, el aumento acumulado de la producción ha sido del 20%. Otro indicador significativo es que la cuota de la agricultura en el PIB del país está también en aumento.

“El embargo no es único factor de crecimiento”

Las citadas fuentes apuntan, no obstante, que “el embargo no es el único factor de crecimiento (de la agricultura rusa): los créditos del Estado al sector han aumentado sensiblemente, la devaluación del rublo desde 2014 ayuda a los productores nacionales y las cosechas han sido buenas”.

Al proteger a los productores nacionales de una parte de sus competidores, el embargo parece haber acompañado un movimiento que ya se observaba desde hacía unos años y que comenzó con la inyección de dinero público al sector.

Putin formalizó en 2010 la “doctrina sobre la seguridad alimentaria”, basada en depender lo mínimo de las importaciones

Después de declarar a la agricultura como “prioridad nacional” en 2005, Putin formalizó en 2010 la “doctrina sobre la seguridad alimentaria”, basada en depender lo mínimo de las importaciones.

En el marco de la misma se fijaron objetivos de autosuficiencia para 2020 del 95% en el caso de los cereales y las patatas, del 90% en leche y productos lácteos y del 85% en carnes, entre otros. Para ello se elaboraron una serie de programas. El del período 2013-2020 contempla una partida de casi 52.500 millones de euros a gastar en forma de primas por hectárea, créditos subvencionados a los productores o primas a la calidad.

La autosuficiencia, basándose en las estadísticas del Ministerio de Agricultura ruso, sería ya una realidad en cereales y en patata desde 2010.

Rusia sigue siendo estructuralmente deficitaria en frutas y hortalizas

También se habría alcanzado en el caso de las carnes en general, con un aumento de la producción de carne de ave del 200% en 15 años y de la carne de porcino del 100%, aunque en el caso del vacuno la cabaña disminuye. En el de la leche, la producción se sitúa aún por debajo de los objetivos del Gobierno.

No obstante, Rusia sigue siendo estructuralmente deficitaria en frutas y hortalizas, según el informe francés. Entre 2013 y 2017 su producción de hortalizas aumentó el 11%, pero la de frutas disminuyó el año pasado.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.