Greenpeace: poner freno a las macrogranjas es una “cuestión de salud ambiental y bienestar animal”

La organización ecologista Greenpeace España ha insistido en que se debería de dejar de financiar las macrogranjas, ya que considera que es “urgente” frenar el incremento “exponencial de este destructivo modelo de ganadería” en el país.

Según Luis Ferreirim, el responsable de Agricultura de la organización no gubernamental, en el informe `Alimentando el problema. La peligrosa intensificación de la ganadería en Europa´ -elaborado por la ONG- se sustenta dicha afirmación.

El documento, que incluye datos de organismos y entidades como la Comisión Europea o Eurostat, recoge que en España el 62% de las tierras agrícolas y el 66% de las cultivadas se utilizan para alimentar ganado, y que cerca del 80% de los productos ganaderos se producen en macrogranjas. Estas instalaciones han incrementado un 96% en los últimos años. Sin embargo, en la Unión Europea (UE) más del 70% de las tierras agrícolas se destinan para el ganado.

Poner freno a esas macrogranjas es “una responsabilidad política”

Ante estos datos, el responsable de Agricultura de la organización ha apuntado que poner freno a esas macrogranjas es “una responsabilidad política” y una “cuestión de salud ambiental, pública y de garantizar el bienestar animal”.

A su juicio, los resultados de la investigación exponen cifras “muy altas” de macrogranjas que “contravienen” las recomendaciones de reducción de alimentos de origen animal, “por su enorme impacto en el planeta y la salud”.

De acuerdo a sus datos, 125 millones de hectáreas de tierra agrícola en Europa se utilizan para pastos y para producir alimentos para el ganado y “más de la mitad” del presupuesto total de la Política Agraria Común (PAC) está vinculado al sector ganadero.

El director de política agrícola de Greenpeace UE, Marco Contiero, ha considero que mientras la ciencia advierte de que es preciso reducir la producción y el consumo de carne para evitar un desastre ambiental es “una locura seguir invirtiendo dinero público en la ganadería industrial”.

“La UE tiene la responsabilidad de utilizar la PAC para ayudar al sector agrícola a hacer la transición hacia la agricultura ecológica, criando menos y mejor a los animales, protegiendo nuestro medio ambiente, clima y salud. Mientras que las granjas pequeñas están desapareciendo a pasos alarmantes, el dinero público alienta a las granjas más grandes a crecer, esto tiene que parar”, ha denunciado.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.