Las regiones del Tajo de España y Portugal piden el fin del trasvase

En el manifiesto conjunto que leyeron durante la Clausura del III Foro Ibérico del Tajo celebrado en Toledo

Presa de Entrepeñas (Guadalajara)

Hoy viernes -8 de febrero- tuvo lugar en Toledo la Clausura del III Foro Ibérico del Tajo, en el que las comunidades del Tajo de España y Portugal han leído un manifiesto conjunto en defensa del patrimonio fluvial común.

Entre las peticiones que recoge el manifiesto se encuentran: por un lado, el fin del trasvase Tajo-Segura, porque consideran que su permanencia y el nuevo régimen de explotación no permite la recuperación del río; y, por otro, la implantación de un régimen de caudales ecológicos que permita recobrar el papel ecológico, cultural, paisajístico, económico y social del río.

En este sentido, han exigido la paralización de la actual campaña de trasvases y la recuperación de los volúmenes de agua en la cabecera del Tajo hasta unos niveles que garanticen las necesidades sociales y ambientales en los pueblos ribereños, así como la “inmediata” derogación de la limitación de los desembalses máximos mensuales y anuales desde Entrepeñas y Buendía.

En cuanto al caudal, el manifiesto conjunto pide el establecimiento de un mínimo de al menos 11,74 metros cuadrados por segundo en Aranjuez, 23 metros por segundo en Toledo y 27,82 metros por segundo en Talavera de la Reina.

Otras peticiones

Entre las reivindicaciones de las comunidades del Tajo también se encuentra la revisión del Convenio de Albufeira de cara a que permita la llegada a Portugal de un régimen adecuado de caudales ambientales y en condiciones adecuadas de calidad.

También solicitan la mejora en los sistemas que garanticen una depuración “óptima, continua y eficiente” de los vertidos en toda la cuenca del Tajo, en especial en la Comunidad de Madrid, así como la reducción y eliminación de la contaminación de todo tipo en el río.

Asimismo, piden una política ambiental que combata la proliferación de especies alóctonas e invasoras, un inventario de obstáculos a la dinámica natural de Toledo y sus ríos, y una propuesta de adecuación compatible con las diferentes comunidades biológicas autóctonas y con los valores patrimoniales y paisajísticos, completan las reivindicaciones plasmadas en el manifiesto.

Causas de la situación actual

En la parte española han achacado la situación actual a una “deriva de muchos años de gestión irracional” condicionada por las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura sumada a los vertidos de aguas residuales e ilegales, a la alteración de los regímenes de caudales, a la colonización de especies invasoras o a la contaminación por actividades agrarias, entre otras cosas.

En relación a la parte portuguesa, la falta de caudales se debe al exceso de regulación y la limitación de agua que llega desde España, así como la salinización de las aguas subterráneas o la falta de control de vertidos.

Finalmente, han lamentado que los planes hidrológicos de cuenca en España y Portugal “no han hecho frente con eficacia a estos retos”, y han advertido de que el cambio climático pronostica una reducción acentuada de los caudales circulantes en la demarcación del Tajo en épocas de estío en las próximas décadas.

Unos a favor, otros en contra

Sobre el manifiesto, el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha asegurado que el trasvase es “irrenunciable” para la Comunidad y está dentro de la legalidad.

Por su parte, el consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, ha apelado al “sentido común” de todos los partidos políticos en esta materia y ha reclamado que el agua se quede en la región para generar desarrollo.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.