El Ministerio no facilita el reparto del dinero entre Comunidades Autónomas del Plan Estratégico de la PAC

El Ministerio de Agricultura no ha recogido en su proyecto de Plan Estratégico nacional de la PAC, que hizo público ayer, el reparto de los fondos entre las diferentes Comunidades Autónomas, dato clave para poder evaluar el resultado final del mismo en términos financieros y comprobar las que salen beneficiadas o perjudicadas.

El Ministerio ha sacado a consulta pública, hoy 30 de noviembre, y hasta el 4 de febrero, según precisa en su Web, la versión inicial del Plan Estratégico de la PAC 2023-2027 de España, que debe presentar a la Comisión Europea, para su evaluación, antes de fin de año.

El Plan recoge los detalles sobre las distintas intervenciones, como son las ayudas directas (desacopladas, acopladas, ecoesquemas), las intervenciones sectoriales (en los sectores de vino, frutas y hortalizas, apicultura y olivar tradicional) y las medidas de desarrollo rural en cada una de las Comunidades Autónomas. Sin embargo, no incluye el reparto de fondos de la futura PAC por Comunidades Autónomas.

En lo que respecta a la figura del agricultor activo, lo define como «toda persona física o jurídica, o grupos de personas físicas y jurídicas, que en primera instancia cumple la definición de agricultor, es decir, que es titular de una explotación agraria situada en la Unión Europea, y que ejerce una actividad agraria y asume el riesgo empresarial de la actividad agraria desarrollada.

El agricultor adquiere la condición de agricultor activo cuando cumple al menos una de las siguientes condiciones: cuando esté afiliado a la seguridad social agraria por cuenta propia o bien cuando una parte significativa de sus ingresos totales procedan de la actividad agraria. Y además, no realice una actividad de la lista de actividades excluidas» (aeropuertos, instalaciones ferroviarias, instalaciones de abastecimiento de agua, servicios inmobiliarios e instalaciones deportivas y recreativas).

En cuanto a los ecoesquemas, el capítulo del Plan que más ha tardado en cerrarse y uno de los que más polémica ha generado, el documento contempla finalmente 7 prácticas concretas, que cubren todos los usos posibles del suelo, es decir, pastos permanentes y temporales, tierras de cultivo y tierras de cultivos permanentes.
Cada agricultor o cada ganadero, puede escoger entre las prácticas que más le interesen según sea su modelo de explotación, que son las siguientes:

  • Agricultura baja en carbono.- (P1) Aumento de capacidad de sumidero de carbono de los pastos mediante el impulso del pastoreo extensivo.
  • Agroecología.- (P2) Mantenimiento y mejora de la biodiversidad mediante la siega sostenible y el mantenimiento de márgenes sin segar en las superficies de pastos.
  • Agroecología.- (P3) Rotaciones en tierras de cultivo (con gestión sostenible de insumos en regadíos).
  • Agricultura baja en carbono.- (P4) Agricultura de conservación: siembra directa (con gestión sostenible de insumos en regadío).
  • Agroecología.- (P5) Espacios de biodiversidad en tierras de cultivo herbáceos y cultivos permanentes (con gestión sostenible de insumos en regadío).
  • Agricultura de Carbono.- (P6): Práctica de cubiertas vegetales espontáneas o sembradas en cultivos leñosos (con gestión sostenible de insumos en regadío).
  • Agricultura de Carbono.- (P7): Práctica de cubiertas vegetales inertes en cultivos leñosos (con gestión sostenible de insumos en regadío).

El documento va acompañado de un Estudio ambiental estratégico, que puede consultarse aquí.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.