Consultorio laboral: Puntos a tener en cuenta a la hora de hacer contrataciones con la nueva reforma laboral

Entrevista en AGROPOPULAR con Ana Matorras Díaz-Caneja, profesora de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad Pontificia de Comillas

En la emisión de AGROPOPULAR del 19 de febrero hablamos con Ana Matorras Díaz-Caneja, profesora de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad Pontificia de Comillas, que nos explicó varios de los puntos que deben tener en cuenta los agricultores y ganaderos a la hora de hacer contrataciones con la nueva legislación laboral que ha salido de la reforma.

Sin margen para la improvisación

En primer lugar, advirtió de que el modelo es completamente distinto al anterior y no deja margen para la improvisación. «Van a tener que planificar con mucha más antelación y precisión toda la contratación», según Matorras.

Las campañas agrícolas antes se podían cubrir a través de contratos temporales, ahora hay que hacerlo con un renovado contrato fijo-discontinuo, según explicó. «Esto es complicadísimo de llevar a la práctica y va a tener importantes costes».

Contratos para cubrir campañas

En segundo lugar, señaló que en la reforma solo se dejan a salvo, para cubrir necesidades especiales de la producción y las oscilaciones en necesidades de mano de obra a lo largo del año, dos tipos de contratos temporales, pero ninguno cubre bien las necesidades estables de caracter estacional, propio del campo. Las campañas no quedan claramente cubiertas.

Hay un contrato, a su juicio, el único que va a tener recorrido en el campo, que está previsto que lo puedan utilizar las empresas como máximo 90 días al año, pero no pueden usarse esos 90 días de manera continuada y no valen para cubrir campañas que tengan estabilidad a lo largo de los años.

Solo vale para tareas, necesidades o situaciones que cumplan 4 requisitos: que estén bien demilitadas, que sean de caracter ocasional, que sean previsibles y que tengan una duración reducida. «Con tanto requisito hay poco espacio para utilizarlo para cubrir campañas», subrayó.

Endurecimiento de las sanciones

En tercer lugar, «se han endurecido notablemente las sanciones que se pueden aplicar cuando se contrata mal», porque ahora se van a aplicar por cada contrato irregular, no como antes que se aplicaban por empresa. Además, esto va a ser independiente de que haya o no ánimo fraudulento.

La normativa, que es poco clara y genera confusión, se va a aplicar inevitablemente mal en algunos casos y las sanciones van de un mínimo de 1.000 euros a un máximo de 10.000 por cada contrato irregular.

Por ello, «invitaría a que no se confíe nadie con el nuevo marco, donde parece que da cobertura a contratos temporales, y que no se arriesguen donde no esté claro».

Escucha la intervención de Ana Matorras

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.