Bruselas publica una guía sobre el lobo para aclarar las normas de protección

La Comisión Europea ha publicado un nuevo documento de orientación para aclarar a los Estados miembros las normas sobre la protección estricta de las especies animales, en particular de los lobos, en el marco de la directiva europea Hábitats.

La guía recoge la interpretación que hace la Comisión de las disposiciones de la Directiva, aunque su carácter no es legislativo de por sí; no establece nuevas normas, sino que ofrece orientación sobre la aplicación de las existentes. Solo el Tribunal de Justicia de la UE es competente para formular interpretaciones autorizadas del derecho de la Unión, según recoge la propia Comisión en el prólogo del documento.

El documento explica las obligaciones derivadas del régimen de protección estricto (recogidas en el artículo 12 de la directiva) y de las posibles excepciones o derogaciones (recogidas en el artículo 16). Asimismo recoge las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE en este ámbito y, por último, ejemplos de cómo se lleva a cabo la protección de las especies en los Estados miembros.

El anexo III de la guía está dedicado específicamente a la protección del lobo. En él recuerda que esta especie está sujeta a protección estricta y que las autoridades están obligadas a adoptar todas las medidas necesarias para prevenir el sacrificio ilegal de lobos y a proteger las zonas que sirven de lugar de reproducción o zona de descanso, como sus guaridas y sus lugares de encuentro.

El documento constata el conflicto con la actividad ganadera y recoge las medidas que pueden adoptarse para mejorar la coexistencia entre seres humanos y lobos, entre ellas los pagos compensatorios por daños y las acciones preventivas, como la instalación de cercas, la presencia de pastores y perros guardianes, la concentración nocturna del ganado y dispositivos acústicos o visuales de disuasión.

Excepciones a la protección estricta

La Comisión subraya en el documento que las «medidas no letales, incluidas las medidas de gestión y protección del ganado, parecen ser más eficaces y sostenibles, menos susceptibles de ser impugnadas legalmente y más aceptables (para la mayoría de las personas) para reducir los conflictos y los riesgos de depredación del ganado». Sin embargo, apunta que, como último recurso, «en determinadas circunstancias excepcionales, puede estar justificado permitir la captura o el sacrificio de algunos lobos individuales».

Para ello deben darse una serie de condiciones, por ejemplo debe demostrarse que la medida es para evitar daños graves (niveles elevados de depredación del ganado a pesar de la correcta aplicación de medidas de prevención), que no hay otra solución satisfactoria y que la captura o el sacrificio de individuos no tendrá efectos perjudiciales para el mantenimiento de las poblaciones en un estado de conservación favorable.

La Comisión apunta finalmente que «las excepciones a la protección rigurosa de los lobos pueden estar mejor justificadas» si los Estados miembros cuentan con un plan de conservación y gestión del lobo adecuado e integral, basado en los mejores datos científicos disponibles y en un sistema sólido de seguimiento de la población de lobos, y si se aplican todas las medidas compensatorias y de prevención necesarias.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.