Acuerdo para renovar el glifosato por cinco años más

La Unión Europea ha logrado un acuerdo para la renovación de la licencia del herbicida glifosato, con el voto favorable de 18 países, 9 votos en contra y 1 abstención, una decisión que la Comisión Europea adoptará antes del 15 de diciembre.

Según informaron fuentes comunitarias, los expertos del Comité de Apelación de la Comisión Europea emitieron así “una opinión favorable” con mayoría cualificada sobre la propuesta de la Comisión Europea.

La falta de acuerdo entre los países el pasado 9 de noviembre obligó a convocar una reunión de este Comité, un escalón superior en los procedimientos de decisión al que se recurre cuando no se logra un acuerdo en el comité ordinario.

Tras conocerse el resultado del voto, el comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, afirmó que este resultado expresa “responsabilidad colectiva”. “El voto de hoy muestra que, cuando todos queremos, somos capaces de compartir y aceptar nuestra responsabilidad colectiva en la toma de decisiones”, subrayó.

Según la Comisión Europea, la propuesta votada cuenta con “el más amplio apoyo posible” de los Estados miembros para asegurar un alto nivel de protección de la salud humana y el medio ambiente en línea con la legislación europea”, añadieron las fuentes.

Para poder adoptar la propuesta, la Comisión Europea necesitaba una mayoría cualificada que exige el apoyo del 55% de los países, que representen el 65% de la población.

Respecto a la última votación, la mayoría ha sido posible gracias al cambio de posición de Bulgaria, Alemania, Polonia y Rumanía, que se abstuvieron en la última reunión, y han dado hoy luz verde a la propuesta de la Comisión Europea.

Así, han votado a favor España, Dinamarca, la República Checa, Estonia, Irlanda, Letonia, Lituania, Hungría, Holanda, Eslovaquia, Eslovenia, Finlandia, Suecia, Reino Unido, Bulgaria, Alemania, Rumanía y Polonia.

En contra se pronunciaron de nuevo Bélgica, Grecia, Francia, Croacia, Italia, Chipre, Luxemburgo, Malta y Austria, mientras que Portugal mantuvo su abstención.

Justo antes del acuerdo, una treintena de activistas de la plataforma Stop Glifosato pidieron al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que impidiera la renovación de la licencia del glifosato por cinco años más en la UE.

Los ecologistas se concentraron con una pancarta en la que se podía leer “Democracia vs. Glifosato”, para pedir que la Comisión, en el caso de que no hubiera acuerdo entre países y tuviera que tomar la decisión sobre la renovación del pesticida, se decantase por el “no”.

Por su parte, el eurodiputado español de Equo, Florent Marcellesi pidió que la Comisión y los Estados miembros “escuchen al Parlamento Europeo y a la ciudadanía”, y destacó que el glifosato “es malo para la salud, las personas y el medioambiente”.  Asimismo, Marcellesi consideró que “hay un conflicto de intereses clarísimo entre Monsanto y el glifosato” y subrayó que “existen alternativas saludables” para sustituir al pesticida.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.