La Comisión Europea aún no ha tomado una decisión sobre el etiquetado nutricional

En medio de las críticas al sistema de etiquetado Nutri-score, la comisaria de Sanidad y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, aclaró en una intervención ante el pleno del Parlamento Europeo que Bruselas no ha tomado aún una decisión en relación con el próximo sistema de etiquetado nutricional que irá en la parte frontal de los envases, que prepara para 2022.

En su alocución ante los eurodiputados, que recientemente debatieron la estrategia “de la granja a la mesa”, la comisaria rechazó categóricamente la información sobre que Bruselas tiene intención de introducir en la legislación europea el sistema de etiquetado Nutri-score.

“No quiero dejarlo pasar porque se ha hablado de esto como un hecho”, señaló Kyriakides, quien insistió en que “no se ha hecho ninguna elección sobre el próximo sistema de etiquetado nutricional armonizado que irá en la parte delantera de los envases”. Aseguró que “la decisión se basará, una vez más, en una evaluación de impacto en profundidad, una consulta a las partes implicadas y dictámenes científicos”. “Cualquier propuesta debe basarse en datos científicos y pruebas”, reiteró.

La Comisión Europea tiene previsto presentar su propuesta en el último trimestre de 2022. En su posición sobre la estrategia “de la granja a la mesa”, adoptada el 19 de octubre, los eurodiputados aplauden la intención de Bruselas de estudiar y proponer nuevas soluciones para mejorar el etiquetado nutricional de los productos alimentarios. A la espera de la decisión de la Comisión, el Parlamento invita al ejecutivo europeo “a analizar la necesidad de aplicar condiciones específicas y exenciones para ciertas categorías de alimentos o ciertos productos alimentarios, como el aceite de oliva, los amparados por DOP, IGP o ETG, así como los que solo tienen un ingrediente”.

En cuanto a sus temores sobre la dieta mediterránea, Kyriakides indicó que la Comisión Europea “es plenamente consciente de las especificidades de ciertos productos agrarios y estos elementos se tendrán efectivamente en cuenta en nuestra evaluación”.

Método de cálculo

Por otro lado, unos días antes del debate en el Parlamento Europeo, el eurodiputado Éric Andrieu (Francia, Socialistas y Demócratas), organizó una conferencia en la que consideró que el sistema Nutri-score tiene un buen fundamento pero que debería revisarse su metodología de cálculo. Esta mejora, dijo, “debe servir de base para generalizar el etiquetado nutricional  a  nivel  europeo”. Puso  de  manifiesto, por ejemplo, el  hecho  de  que  no  se tengan en cuenta los aditivos y conservantes o que los azúcares añadidos no se diferencien de los azúcares presentes en los alimentos de forma natural.

A la vista de estas incoherencias, señaló que “deberían adoptarse derogaciones para los productos no transformados o poco transformados y para los amparados por una Indicación Geográfica, ya que el objetivo del Nutri-score es informar a los consumidores del contenido de los productos y llevar a los industriales a mejorar sus recetas”. Con ese fin, invitó a la Comisión Europea a tener en cuenta todos estos elementos en la elaboración de su futura propuesta legislativa.

 


También te puede interesar…

  • El Senado pide un etiquetado nutricional que «ponga en valor» los productos de la dieta mediterránea

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.