Bruselas presiona al Consejo y al Parlamento con la ambición verde de la futura PAC

Salva M desde la Mancha conquense

La Comisión Europea considera que las posiciones del Consejo Agrícola y del Parlamento Europeo sobre la futura PAC incluyen elementos clave de sus propuestas pero también modifican de forma significativa aspectos importantes de la nueva “arquitectura verde” que ha planteado. En una nota técnica precisa cuáles son esos aspectos que, desde su punto de vista, no casan con el objetivo de que la próxima PAC cumpla con los objetivos del Pacto Verde europeo. Tienen que ver principalmente con los eco-esquemas y la condicionalidad.

La nota lleva por título “Trabajando con el Parlamento y el Consejo para hacer que la reforma de la PAC cumpla con el Pacto Verde europeo” y en ella la Comisión ofrece su apoyo a los co-legisladores para garantizar un acuerdo rápido sobre una nueva PAC bastante más verde.

La Comisión apunta que sus propuestas cumplen con el Pacto Verde siempre y cuando el Parlamento y el Consejo mantengan su ambición y refuercen algunos elementos clave de las mismas para alinearlos con lo previsto en las estrategias “de la granja a la mesa” y “biodiversidad”. Y añade que esto incluye, en particular, que se fije un porcentaje mínimo de gasto para los eco-esquemas.

Respecto a estos últimos, recuerda que el Consejo y el Parlamento quieren que sean obligatorios y que cuenten con un presupuesto mínimo del sobre de ayudas (30% en el caso del Parlamento y 20% en el caso del Consejo). Además, piden flexibilidad a la hora de cumplir con esos porcentajes. La Comisión afirma que apoyará un presupuesto “suficientemente alto” para los eco-esquemas pero no medidas de flexibilidad que puedan minar los objetivos del Pacto Verde.

Por otro lado, Bruselas considera que las posiciones de los co-legisladores rebajan los requisitos de la condicionalidad, con lo que ponen en peligro la capacidad de la PAC para afrontar el cambio climático y proteger el medio ambiente, así como la contribución de esta política al objetivo de que el 30% del presupuesto de la UE se emplee en acciones relacionadas con el medio ambiente y el clima. Apunta, por tanto, que seguirá defendiendo la ambición de la condicionalidad y el objetivo de que el 10% de las tierras agrarias se dedique a elementos del paisaje, como recoge la estrategia de “biodiversidad”.

La Comisión rechaza asimismo que las posiciones del Consejo y el Parlamento incluyan los fondos destinados a las regiones con dificultades naturales dentro del porcentaje de gasto destinado a acciones a favor del medio ambiente y el clima en el marco del desarrollo rural.

Critica también otros aspectos, como que ambas instituciones eliminen la obligación de una herramienta sobre nutrientes en el marco de la condicionalidad, ya que ello va en perjuicio de la calidad del agua.

Esta nota se publica días después de la polémica generada por el vicepresidente de la Comisión Europea, y comisario encargado del Pacto Verde, Frans Timmermans, que ha amenazado con retirar las propuestas si ve que las negociaciones entre Consejo y Parlamento terminan diluyendo mucho la orientación verde de la futura PAC.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.