España logra la autorización para exportar carne de vacuno, ovino y caprino a Japón (ampliación)

España ha conseguido la autorización para exportar carne de vacuno, ovino y caprino a Japón, una vez que ha superado con éxito la inspección llevada a cabo por el país asiático. Además de la carne fresca, podrán enviarse a ese mercado despojos de vacuno, ovino y caprino, incluidos el estómago y los intestinos frescos.

No podrán exportarse productos cárnicos, carne picada, carne separada mecánicamente, preparaciones de carne, tripas cocidas o saladas, estómagos tratados, grasa animal fundida, gelatina o colágeno.

El Ministerio de Sanidad ha informado de que los establecimientos interesados en exportar carne de vacuno, ovino y caprino a Japón deben ser autorizados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Bosques de este país (MAFF) a propuesta del Ministerio de Agricultura español. Para conseguir esa autorización deberán hacerlo de acuerdo con lo establecido en el “Procedimiento de solicitud de inclusión en listas de establecimientos autorizados para exportar productos de origen animal destinados al consumo humano” (publicado en CEXGAN).

En el caso del vacuno, el acuerdo con Japón establece que los productos a exportar a ese país deben proceder de animales menores de 30 meses, nacidos y criados en España o bien importados legalmente de un país también autorizado por Japón. Además, no deben incluir materiales específicos de riesgo (MER).

En cuanto al ovino y caprino, los productos a exportar procederán asimismo de animales nacidos y criados en España o importados legalmente de un país autorizado por Japón y tampoco deben incluir MER.

Satisfacción en Provacuno

La organización interprofesional del vacuno, Provacuno, ha subrayado que la apertura del mercado nipón es una excelente noticia y una gran oportunidad comercial para el vacuno español.

Ha destacado que Japón es uno de los mercados con mayor demanda de carne de vacuno de calidad del mundo. “El diferencial entre el volumen anual producido en este país (470.000 toneladas) y el volumen consumido (más de 1,3 millones de toneladas) obligan necesariamente a importar grandes contingentes de carne de vacuno. Estas cifras, además, se ven anualmente aumentadas, ya que la producción en el último lustro ha descendido en Japón en porcentajes del 10%, mientras que el consumo crece alrededor del 5%, acercándose a cifras de demanda muy importantes (unas 700.000 toneladas anuales importadas)”.

La interprofesional española ha apuntado que “nuestras empresas han superado con nota las exigencias del sistema de inspección” nipón y ha añadido que “el perfil de la carne demandada por el consumidor japonés encaja perfectamente con la oferta que se ofrece desde el sector cárnico de vacuno español: carnes producidas a base de cereales y oleaginosas, procedentes de animales menores de 30 meses, que garantizan jugosidad, terneza y un excelente sabor”. Los países que exportan actualmente a Japón se enmarcan, dice, en ese mismo perfil, por lo que “disponemos de un producto altamente competitivo”.

Provacuno destaca, por último, que otro aspecto muy importante que favorece la relación comercial de la carne de vacuno española en el país asiático es el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Japón, que entró en vigor a principios de 2019, así como la bajada continuada de los aranceles contemplada en el mismo.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.