¿Por qué el sector del vacuno es tan importante para combatir el cambio climático?

PROVACUNO expone las razones medioambientales por las que este sector es clave

Fuente: PROVACUNO

Con motivo de la Cumbre del Clima COP25 que se celebrará del 2 al 13 de diciembre en Madrid, la Organización Interprofesional Agroalimentaria de la carne de vacuno, PROVACUNO, ha explicado las razones medioambientales por las que este sector es tan importante para mitigar el cambio climático y ha subrayado su compromiso para lograrlo.

Antes de adentrarse en los motivos por los que es clave para combatir la crisis climática, la interprofesional se ha referido a las numerosas críticas que ha recibido este sector por las emisiones de gases de efecto invernadero que genera en España.

En este sentido, ha detallado que, de acuerdo a los datos publicados por el Ministerio para la Transición Ecológica en su avance de 2018, los gases que se emiten en nuestro país están producidos principalmente por transporte (27%), energía (17%) e industria (19%), mientras que la ganadería es responsable del 8% del total de los gases emitidos, y el sector vacuno productor de carne del 3,5%.

El papel del sector para mitigar el cambio climático

Según ha explicado PROVACUNO, son muchos los aspectos positivos que el sector vacuno de carne aporta para la biodiversidad y la protección del medio ambiente. Entre ellos, ha destacado el papel de los pastos como sumidero de carbono.

“Tal y como reconocen la UE, la FAO y la mayoría de los organismos científicos, la utilización racional de los pastos por el ganado provoca un secuestro del carbono en el suelo y cuando los animales dejan de utilizar los pastos se provoca el efecto contrario, la liberación del carbono acumulado”, ha detallado.

También se ha referido a la importancia del ganado a la hora de conservar superficies no destinadas a la agricultura. En este sentido, ha subrayado que el 18% del territorio español son pastos, ocupando 9,3 millones de hectáreas, sin embargo, según los expertos, en 25,4 millones de hectáreas de la superficie española se pasta, algo más del 50% de nuestro territorio.

Entre estas zonas se incluyen los pastos de montaña, los pastos de grandes áreas del norte y noroeste de la Península, los entornos de las dehesas y los de las zonas mediterráneas. Todas ellas áreas no aptas para la agricultura y no destinadas a ese fin.

Otra de las razones por las que este sector es clave para conservar el medio ambiente, es que la ganadería previene la desertificación y mejora la calidad del agua, la biodiversidad y el paisaje. Según la Interprofresional, la actividad de las explotaciones extensivas garantiza la protección de los ecosistemas de los pastos mediterráneos, de dehesas y de montaña, que “son un almacén de la biodiversidad presente en los territorios con un compendio de funciones ecológicas, patrimonio natural y gran potencial lúdico y económico”.

Finalmente, ha destacado su función para prevenir incendios forestales y emisiones asociadas. “El ganado garantiza un desbroce y una limpieza de los bosques que previene los incendios y dificulta su expansión en caso de producirse, tanto para la conservación de los ecosistemas y paisajes, como por las consecuencias que aquellos tienen para el cambio climático”.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.