En épocas de sequía puede aumentar el contagio de enfermedades en la ganadería extensiva

Las especies salvajes no tienden a compartir recursos de agua con la ganadería durante las épocas de abundancia, según el Colegio de Veterinarios de Badajoz

La sequía hace más habitual que las poblaciones de animales salvajes compartan las charcas con la ganadería, según constata el Colegio de Veterinarios de Badajoz.

En un análisis de la situación actual, explican que las especies salvajes no tienden a compartir recursos de agua con la ganadería durante las épocas de abundancia, al obtener tanto los recursos hídricos como nutricionales de fuentes y en horas diferentes, pero durante las estaciones secas la situación es “totalmente distinta”.

La falta de agua obliga a los animales que conviven en la dehesa a acudir a las mismas charcas para saciar la sed, y es durante estos contactos, ya sean de manera directa o indirecta, cuando las probabilidades de transmisión de enfermedades son más frecuentes.

Por ello, los veterinarios han solicitado un impulso de los procedimientos de monitorización de la población de los animales salvajes, para evitar la incidencia de la zoonosis.

Se deduce, por tanto, que «durante una época de sequía, las poblaciones de animales que habitan los ecosistemas experimentan una mayor tendencia a compartir las charcas durante más tiempo, lo que puede llevar a un aumento de procesos parasitarios e infectocontagiosos en la ganadería extensiva”.

Los productos cárnicos obtenidos en las monterías pueden también contagiar enfermedades a las personas

Este aumento de enfermedades, puede ocasionar “daños colaterales en la sanidad pública”, ya que no solo los profesionales que trabajan día a día en las explotaciones ganaderas pueden verse afectados, sino que los productos cárnicos obtenidos en las monterías pueden también contagiar enfermedades a las personas.

Estos problemas “incrementan la necesidad de desarrollar procedimientos de monitorización poblacionales respecto a los animales salvajes, que permitan anticipar situaciones como la sobrepoblación y los problemas sanitarios derivados”.

En la actualidad “no se cuenta con un método de referencia para cuantificar las poblaciones de fauna silvestre, pero a los métodos más tradicionales como los análisis de las bolsas de caza o la estima mediante el impacto en el ecosistema, se le han sumado en los últimos años herramientas más modernas como son el foto-trampeo o la estima de poblaciones mediante imágenes tomadas por drones”.

Según el análisis, las interacciones llevadas a cabo entre ganado doméstico y fauna salvaje son hoy uno de los factores que provocan además la reducción de los ingresos de los ganaderos, pues con el contagio de las reses o bien se reduce la calidad de los canales o, en el peor de los casos, se puede provocar la paralización de la actividad comercial durante meses.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.