La producción mundial de aceite de oliva se mantendrá estable en 2020-2021, a pesar del incremento en España

La producción mundial de aceite de oliva se situará en 3,197 millones de toneladas en la presente campaña 2020/21, lo que supone un leve descenso del 0,3% respecto a la campaña anterior, de acuerdo con las estimaciones publicadas por el Consejo Oleícola Internacional (COI) en su último boletín informativo.

La producción española, que representa el 50% del total mundial, crecerá cerca de un 42% respecto a la campaña pasada, pero esa mejora se ve prácticamente anulada por la caída prevista en casi todos los demás países productores, tanto de la UE como de fuera de ella.

La producción española crecerá cerca de un 42% respecto a la campaña pasada

Dentro de la UE destaca la disminución de la producción en Italia, donde se esperan unas 255.000 toneladas, un 30,3% menos que en 2019/20. En cuanto a los países terceros, la caída más acusada es la de Túnez, que apenas obtendrá 120.000 toneladas.

Fuera de la Unión Europea solo Marruecos mejora sus cifras y podría producir 160.000 toneladas, un 10,3% más que en la campaña anterior.

Crece el consumo en los países no miembros del COI

En su boletín el COI recuerda que en 2020 se inició un estudio del comportamiento del consumidor que muestra que el consumo de aceite de oliva en los países miembros de la organización viene experimentando cambios significativos en volumen y por grupos de países en los últimos años. Apunta que el consumo mundial casi se ha duplicado desde la campaña 1990/91.

Lo más destacable de esta evolución es el crecimiento del consumo en los países no miembros del COI, que ha aumentado regularmente en las últimas décadas, pasando de alrededor de un 14% al 30% del consumo mundial. Por su parte, el consumo en la Unión Europea viene cayendo desde la campaña 2004/05. En esa campaña la UE representaba el 70% del consumo mundial y en la actualidad ronda el 50%.

“Cuando el consumo en la Unión Europea ha comenzado a caer el consumo ha aumentado en el resto del mundo. Por ello, se hace necesario un estudio del comportamiento del consumidor para analizar las variables que intervienen en él y comprender qué ha producido su caída en determinados países”.

El estudio se basa en una encuesta dirigida a los consumidores finales para determinar qué tipos de aceites utilizan los consumidores, si emplean distintos aceites o grasas dependiendo de los usos, qué les motiva a adquirir unos u otros, dónde los compran, etc. En 2020 se centró en España, Italia y Grecia, países donde se han producido caídas de consumo significativas. En 2021 cubrirá Argentina, Egipto, Túnez y Jordania. En 2022 terminará el estudio con las encuestas realizadas en otros países.

El COI señala, por otro lado, que “el aumento de la demanda mundial confirma la necesidad de alcanzar producciones más altas buscando un equilibrio para así evitar tensiones en los precios. Este equilibrio es necesario encontrarlo tanto en el corto como en el largo plazo. Los planes de expansión de los países permiten que la capacidad de producción del sector siga creciendo a pesar de la dependencia climática y de enfermedades como la Xylela Fastidiosa”.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.