El Pregón de César Lumbreras: Planas tiene casi 4.000 millones de pesetas para hacer propaganda en 2021

Luis Planas, ministro de Agricultura (Fuente: MAPA)

Luis Planas, ministro mileurista por aquello de que al poco de ser nombrado declaró que en todas sus cuentas bancarias tenía tan solo 1.800 euros (no llegaba a 30.000 pesetas), dispone para gastos de propaganda en 2021 de casi 4.000 millones de pesetas (3.868,47 millones para ser exactos), o, lo que es lo mismo, 23,25 millones de euros. Sí, sí, han leído bien: el presupuesto asignado al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en el Programa de Publicidad Institucional del Gobierno de Pedro Sánchez asciende a casi 4.000 millones de pesetas. De entre todos los Departamentos, es el Ministerio que recibirá más dinero para estos menesteres, con un importante incremento sobre las cifras del año pasado. ¿A qué va a destinar Planas esos casi 4.000 millones de pesetas y en qué se los va a gastar? Poco a poco lo iremos sabiendo. De momento, esta semana ha presentado él en persona y, a mayor gloria suya, una campaña que lleva por título “Mira al origen”. Se trata de concienciar a la población sobre la importancia que tiene el medio rural desde los puntos de vista económico, social, cultural y ambiental.

¿A qué va a destinar Planas esos casi 4.000 millones de pesetas y en qué se los va a gastar?

Mientras Planas Propaganda (PP) se dedicaba a eso de la propaganda, los agricultores y ganaderos siguen con sus estaciones de penitencia en esta Cuaresma que acaba de comenzar. Destacan tres estaciones, sin que desde el Ministerio de Agricultura aporten soluciones. El asunto del lobo sigue, sin que don Luis y su equipo se hayan plantado con rotundidad ante Teresa Ribera y los suyos de Transición Ecológica. Desde el Ministerio de Consumo, Garzón y su gente atacan con el sistema Nutriscore, que amenaza con dejar al aceite de oliva virgen y al jamón de ibérico al mismo nivel que la comida basura, sin que desde el Ministerio de Agricultura hayan puesto el grito en el cielo ante tamaña barbaridad.

Por último, los beneficiarios de las ayudas de la PAC quieren saber cuánto antes, y visto lo sucedido en 2021, cómo van a quedar sus importes para 2022, sin que desde el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) hayan atendido estas peticiones, que son lógicas y razonables. Y, en relación a la PAC de 2023, el Ministerio se niega a presentar su posición a las Comunidades Autónomas sobre la eliminación de los derechos históricos y la reducción de las regiones productivas, asuntos que no dependen de las negociaciones de Bruselas, sino solo de aquí. No es un tema menor, porque si desaparecen los derechos históricos y se reducen mucho las regiones productivas, como dijo Planas Propaganda en julio, habrá una auténtica revolución y un gran trasvase de fondos entre los beneficiarios y entre Comunidades Autónomas. En Andalucía han puesto el grito en el cielo. Planas no se atreve a ir por allí y manda el próximo miércoles a Fernando Miranda, el secretario general de Agricultura, para que dé la cara y actúe de bombero costalero. Ya veremos las explicaciones que proporciona y si las organizaciones agrarias y las cooperativas andaluzas se lo creen. ¡Qué penitencia!

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.