El Pregón: ¡Menudo revolcón para el Plan Estratégico de Planas (PEPLA)!

Por César Lumbreras

Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación. (Fuente: MAPA)

Vamos a suponer que Luis Planas se hubiese atrevido a someter a votación su Plan Estratégico de la PAC, el ya conocido como PEPLA, cosa que no hizo ante el riesgo de sufrir un importante revolcón. En ese supuesto de hipotética votación en la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural, y de acuerdo con las respuestas que nos han enviado desde las diferentes Consejerías, se habría encontrado con el siguiente resultado: seis votos en contra (Andalucía, Murcia, Madrid, Galicia, Aragón y Cantabria) y otros seis a favor (Extremadura, Canarias, Baleares, Comunidad Valenciana, La Rioja y Asturias). Así, de entrada, un empate. En el caso de las dos Castillas, de sus respuestas no nos queda claro si están a favor o en contra del Plan Estratégico que Planas ha enviado a Bruselas y del que depende el reparto del dinero de las ayudas de la PAC entre 2023 y 2027, ambos incluidos. A la espera de conocer con claridad, sí o no, su posición, se mantendría el empate, porque las tres comunidades restantes, el País Vasco, Cataluña y Navarra, no han tenido a bien contestar a nuestra pregunta, que era muy simple: «¿aprueba y apoya su comunidad el Plan Estratégico de la PAC que ha remitido Luis Planas a Bruselas?»

Visto lo anterior no es de extrañar que el ministro de Agricultura se saliese por la tangente y haya enviado por su cuenta y riesgo el documento a la Comisión Europea, engañando nuevamente a los consejeros. Lo que ya es más difícil de explicar es que, en algún momento, los servicios de propaganda del Ministerio se atreviesen a decir que se había consensuado este papel. A la vista está que no fue así. Por cierto, y hablando de Planas, la semana pasada criticamos en este Pregón su desaparición y su silencio en la polémica que se había levantado a cuenta de la entrevista de su colega de Gobierno, Alberto Garzón, en la que se pronunciaba sobre la calidad de una parte de la carne producida en España. Finalmente, el titular de Agricultura dio la cara el martes 11, dos semanas después de publicarse la entrevista en el Reino Unido. Durante esa jornada concedió, no una, sino cuatro entrevistas, controladas eso sí desde La Moncloa. Comenzó muy gallito contra Garzón y fue bajando el diapasón a lo largo del día, según le indicaban desde la Presidencia del Gobierno. En la última, en Trece TV, la cosa se quedó en poco más que en un pio pio.

Por cierto, que en esta polémica sobre la carne y la ganadería puede que, al final, Garzón termine ganando. Ahí van tres ideas para reflexionar: primera, se está hablando de lo que Garzón quiere, es decir, fija la agenda; en segundo lugar, se está creando inquietud entre los consumidores, que pueden terminar comprando menos carne, algo que también desea Garzón y el gobierno de Sánchez y, en tercer lugar, se ha fomentado la división entre los ganaderos extensivos y los intensivos y también en los pueblos. Y no sigo para no hacerle el juego a Garzón.

 

Por César Lumbreras

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.