La producción de piensos compuestos podría caer hasta un 6% en la UE este año por el coronavirus

La producción de piensos compuestos para el ganado podría disminuir este año entre un 3% y un 6% respecto a 2019 en la Unión Europea debido, en gran parte, al impacto de las medidas adoptadas para frenar la propagación del coronavirus. Esa es la estimación que maneja la Federación Europea de Fabricantes de Alimentos Compuestos (FEFAC) para 2020, aunque subraya que todo dependerá de cómo evolucione la demanda de productos de origen animal en la desescalada, así como de los focos de enfermedades ganaderas.

En el caso de los piensos para aves, la disminución de la producción podría ser de hasta el 10% en algunos países y del 5,2% en la UE-27. La Federación señala que el sector avícola reaccionó rápidamente ante la disminución de la demanda derivada de la crisis del COVID-19 y redujo enseguida la producción, lo que impactó en el consumo de alimentos para estos animales. A esa reducción contribuirán también las importaciones de productos avícolas de países terceros y los nuevos focos de gripe aviar, no solo en países del centro y sureste de Europa, como Polonia, Hungría y Rumanía, sino también en Irlanda.

La producción de alimentos compuestos para el porcino podría reducirse este año en un 2,3% respecto al pasado, en línea con la tendencia de los últimos años. En cuanto a la de piensos para el vacuno, la caída podría ser del 4,1%. La demanda de carnes y ciertos productos lácteos como consecuencia del cierre del canal horeca ha llevado a los ganaderos a reducir su producción y, con ella, el consumo de alimentos para el ganado. A ello hay que sumar los crecientes requisitos medioambientales, que suponen una presión sobre las cabañas.

Estabilidad en 2019

En 2019, según los datos de FEFAC, la fabricación de alimentos compuestos para el ganado se mantuvo prácticamente estable respecto al año anterior, con un ligero descenso del 0,9%, hasta los 163,3 millones de toneladas.

En el caso de los piensos para el vacuno, la producción se situó en 46,8 millones de toneladas (-2% respecto a 2018), una cifra que se considera una vuelta a la normalidad, después de que en 2018 se registrara un incremento debido a que la sequía redujo considerablemente la disponibilidad de pastos.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.