La propuesta sobre restauración de la naturaleza incluye los ecosistemas agrícolas

La Comisión Europea ha presentado su propuesta de Ley de Restauración de la Naturaleza, incluida en la estrategia sobre biodiversidad, enmarcada en el Pacto Verde Europeo. El objetivo de la misma es reparar el 80% de los hábitats europeos que se encuentran en malas condiciones y restaurar la naturaleza en todos los ecosistemas, desde los bosques y las tierras agrícolas hasta los marinos, ecosistemas urbanos y de agua dulce.

Bruselas ha subrayado que el texto incluye objetivos legalmente vinculantes que se aplicarán a todos los Estados miembros, como complemento de las disposiciones existentes. La Comisión quiere cubrir al menos el 20% de las áreas terrestres y marinas de la UE para 2030 con medidas de restauración de la naturaleza y posteriormente extenderlas a todos los ecosistemas que necesitan restauración para 2050.

Para los ecosistemas agrícolas, la propuesta plantea un aumento general de la biodiversidad, con incremento de las mariposas y de las aves, así como del carbono orgánico en los suelos, y mejora de las características paisajísticas de alta diversidad en las tierras agrícolas. Asimismo contempla la restauración de las turberas drenadas para uso agrícola (el 30% para 2030 y el 70% para 2050). Por otro lado, busca revertir la disminución de las poblaciones de polinizadores para 2030 y aumentarlas a partir de ese año. En cuanto a los ríos, el objetivo es eliminar las barreras fluviales para que al menos 25.000 km de ríos se conviertan en ríos de caudal libre para 2030.

El cumplimiento de estos objetivos requerirá que los Estados miembros desarrollen Planes Nacionales de Restauración, en colaboración con científicos, partes interesadas y público en general. Bruselas ha aclarado que la propuesta no recoge obligaciones directas para los propietarios de tierras, agricultores o administradores de bosques, sino para los Estados miembros.

La Comisión ha precisado asimismo que «la restauración de la naturaleza no es igual a la protección de la naturaleza y no conduce automáticamente a más áreas protegidas. Si bien la restauración de la naturaleza también es necesaria en las áreas protegidas debido a su condición cada vez más deficiente, no todas las áreas restauradas tienen que convertirse en áreas protegidas. La mayoría de ellas no lo harán, ya que la restauración no excluye la actividad económica. Se trata de vivir y producir junto con la naturaleza al devolver más biodiversidad a todas partes, incluidas las áreas donde se lleva a cabo la actividad económica, como bosques gestionados, tierras agrícolas y ciudades, por ejemplo».

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.