Meteored: Cómo influye el calentamiento global en la formación de danas

El comportamiento anómalo de la circulación atmosférica, inducido por la pérdida de hielo que está teniendo lugar en el Ártico -como consecuencia del calentamiento global-, está provocando una mayor ondulación y ralentización en el chorro polar lo que facilita la formación de más danas (depresión aislada en niveles altos) y aumenta la probabilidad de tener episodios (otoñales) de lluvias intensas en España.

Así lo ha señalado esta mañana José Miguel Viñas, meteorólogo de Meteored, durante la presentación de un informe sobre estos fenómenos meteorológicos, donde ha abordado las siguientes cuestiones: ¿Están aumentando? ¿Tendremos situaciones de riesgo en próximas fechas? ¿Cómo influye el calentamiento global en la formación de danas?

En primer lugar ha recordado que la presencia de una dana “no es sinónimo o equivalente a un periodo de lluvias intensas”, ya que hay situaciones de danas cercanas a España que pasan desapercibidas porque no generan efectos en superficie o no son notorios.

Sin embargo, en algunas ocasiones “ponen todos los ingredientes que generan tormentas intensas en el mismo lugar, en el mismo instante y del modo más efectivo”. En esos momentos pueden generar efectos catastróficos en superficie.

Clima cada vez más extremo

En la presentación del informe Viñas se ha referido al último Informe del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático), publicado en 2013 (AR5), que recoge que el clima se volverá más extremo. De hecho, según el meteorólogo, en el Mediterráneo empieza a advertirse una mayor frecuencia y magnitud tanto de los periodos de escasez de precipitaciones (sequías), como los episodios de lluvias torrenciales e inundaciones relámpago asociadas a ellas.

Asimismo, se ha referido al hecho, también constatado, de que los veranos (el período con un tiempo típicamente veraniego) se están alargando, hace que sea más probable que los temporales mediterráneos otoñales se desplacen de septiembre-octubre a octubre-noviembre, aunque eso no excluye su aparición en fechas más tempranas (septiembre) o tardías (diciembre).

También ha señalado que de acuerdo a un estudio llevado a cabo por investigadores del CEAM (Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo) se ha fijado en 0,035 ºC la tasa de aumento anual de la temperatura superficial del agua del mar en el Mediterráneo en las últimas cuatro décadas (período 1982-2019). Con aguas cada vez más cálidas en otoño, este factor contribuye a la mayor torrencialidad observada y prevista.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.