Incertidumbre en el mercado lácteo por la evolución de la pandemia

El mercado lácteo comunitario ha sido “resiliente” durante la pandemia de COVID-19 y se ha recuperado antes de lo previsto. Sin embargo, el equilibrio actual es frágil debido a que la producción mundial está en aumento. Además, hay elementos de incertidumbre, como la evolución de la pandemia y la recesión económica, que pueden tener impacto en el comportamiento del consumidor.

Asimismo, la posibilidad de un no acuerdo con el Reino Unido podría distorsionar el comercio con ese país y añadir más presión sobre los precios de la leche y de los productos lácteos.

Esas son las conclusiones de la última reunión del Observatorio del Mercado Lácteo de la UE, celebrada recientemente por videoconferencia, con participación de las organizaciones agrarias europeas y de las asociaciones que representan a la industria y a los comerciantes.

De acuerdo con los datos analizados en la reunión, aportados por las distintas partes, el mercado lácteo se ha recuperado mejor de lo que se esperaba cuando estalló la pandemia, pero los precios de los productos no han llegado hasta el nivel previo a la misma.

La mantequilla arrancó el año a un precio medio de 368 euros/100 kilos. Después bajó hasta los 281 euros a mediados de mayo y posteriormente subió hasta los 350 euros a finales de septiembre, un precio que solo está un 4% por debajo del registrado hace un año.

En el caso de la leche en polvo desnatada los precios estaban a 257 euros/100 kilos a principios de año y cayeron hasta situarse por debajo de los 200 euros en mayo. Ahora están a 214 euros/100 kilos, un 2% menos que el año pasado por estas fechas.

En lo que respecta al precio de la leche en origen, en julio se situó en una media de 32,84 euros/kilo en la UE-27, es decir, un 2,9% menos que en julio de 2019, aunque un 4,7% por encima de la media de los últimos cinco años. La estimación para agosto es que se mantenga prácticamente estable (32,91 euros/kilo).

Oferta y demanda

Las entregas de leche a industrias en la UE-27 crecieron en julio el 2,1% respecto al mismo mes de 2019. Con ello, el acumulado en los primeros siete meses del año es un 2% superior al del mismo período del año pasado, lo que supone un volumen de 1,73 millones de toneladas más. La sequía registrada en parte de la UE en agosto y septiembre podría reflejarse en las entregas del tercer trimestre del año. Según las previsiones de la Comisión el año podría terminar con un aumento de la producción comunitaria del 1,4% respecto a 2019.

A nivel mundial también se observa un aumento de la producción. El año acabará con incrementos en Estados Unidos, Nueva Zelanda, Australia y Argentina. Globalmente podría registrarse una subida de entre el 1,5% y el 2% respecto al año pasado.

En cuanto a la demanda, se muestra dinámica en la UE. El cierre del canal horeca y de las escuelas durante el confinamiento se compensó con un aumento de la demanda en hogares (también con un aumento de las exportaciones) y se produjo una reorientación de las compras: de productos frescos a productos de mayor duración.

Brexit

Un no acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido distorsionaría totalmente el comercio de lácteos entre ambos y presionaría sobre los precios. Incluso en caso de acuerdo, los intercambios se verían ralentizados en las aduanas y por los controles veterinarios.

Por otro lado, el comercio con Estados Unidos sigue viéndose afectado por la disputa sobre las ayudas a las empresas aeronáuticas. Las próximas elecciones presidenciales en ese país podrían ser un punto de inflexión en las relaciones entre ambas partes.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.