El mercado de los corderos registra el periodo más largo con precios elevados desde 2002. Por César Lumbreras

El mercado de los corderos, salvo los lechales, ha registrado durante los últimos cinco meses el periodo más largo de precios altos desde que entró en vigor el euro a principios de 2002.

Aunque las cotizaciones más elevadas se anotaron, tomando como referencia la Lonja de Extremadura, en octubre-noviembre de 2005, cuando durante cuatro semanas se llegó a los 4 euros por kilo vivo, en el caso de los de 23 kilos, ha sido ahora, desde finales de junio, cuando se ha logrado el periodo más largo con cotizaciones altas, que se han situado entre los 3,13 y los 3,39 euros por kilo.

También ha habido algunos otros años (2011, 2012, 2014, 2017 y 2019) en los que los precios de los animales de este peso se han mantenido por encima de los 3 euros durante cuatro meses; pero ha sido en este 2020 cuando se ha registrado el periodo más largo de cotizaciones elevadas.

En el caso del cordero de 15 kilos, los de menor peso que cotizan en la Lonja de Extremadura, los precios desde principios de julio se sitúan entre los 3,46 y los 3,86 euros por kilo. Estos niveles se mantuvieron hasta la última semana de septiembre, cuando alcanzaron los 3,60/3,86 euros por kilo vivo, que se han mantenido hasta ahora. Estas cifras son ligeramente inferiores al máximo anual de los animales de este peso, que se situó entre 3,60/4,00 euros y que se registraron en la mesa celebrada el 13 de marzo.

Este largo periodo de precios elevados en los corderos con pesos superiores a los 15 kilos se ha debido al incremento de las exportaciones de animales vivos y de las carnes hacia los países árabes y hacia otros Estos miembros de la Unión Europea (UE) como Francia, Italia o Alemania. En el caso de la UE, el aumento de la demanda se ha debido a que los musulmanes no han podido retornar a sus países de origen para las fiestas de la primavera y el verano, en las que tradicionalmente se consume mucha carne de cordero o se sacrifican animales vivos.

Cabe esperar que estos niveles elevados de precios se estén reflejando en las liquidaciones que realizan a sus miembros las cooperativas de Andalucía, Extremadura y Aragón, que casi monopolizan la oferta en este sector.

Por el contrario, el precio de los lechales, que se consumen solo en España, sobre todo en Castilla y León, no ha seguido esta misma evolución de precios elevados, más bien al contrario, ya que se ha visto afectado por el cierre de la restauración.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.