Los problemas de liquidez de los productores de cereales se multiplican, según el COPA-COGECA

Las organizaciones y cooperativas agrarias de la UE (COPA-COGECA) han confirmado una disminución global de la producción de trigo a nivel comunitario a la que se suman unos “precios de mercado que no permiten cubrir los costes de producción“. Sus responsables han manifestado en un comunicado su preocupación por la precaria situación de liquidez de los productores europeos de cereales, un problema que se multiplica.

En lo que respecta a la producción, el COPA-COGECA precisa que las malas condiciones climáticas a lo largo de toda la campaña se han traducido en una disminución de las superficies de cultivos de invierno. Sus últimas estimaciones confirman una caída de la producción de trigo blando en la UE-28 (contando aún al Reino Unido) del 13,6%, con lo que se situaría en 127,7 millones de toneladas, 20 millones menos que en 2019 (aunque, apunta, estos datos ocultan grandes disparidades entre productores y regiones).

La caída se debe principalmente, afirma, a “las malas condiciones meteorológicas y a la presencia importante de insectos nocivos y enfermedades que resultan cada vez más difíciles de controlar”. “Es urgente abordar estos problemas estableciendo instrumentos de gestión de riesgos eficaces y garantizando que al menos el 60 % de la dotación del primer pilar se dedique al pago básico de la PAC. Si los agricultores ya no disponen de los medios financieros para comprar semillas certificadas e insumos de buena calidad, el balance cerealista de la UE podría resultar peor aún, lo que acentuaría las tensiones en la oferta disponible”, advierte Jean-François Isambert, presidente del grupo de trabajo Cereales.

En total, la producción comunitaria de cereales (con el Reino Unido) se situará este año justo por debajo de los 300 millones de toneladas, casi un 7% más corta que la obtenida en 2019 (cerca de 22 millones de toneladas menos).

“Abandonar el girasol”

Por otro lado, el presidente del grupo de trabajo Oleaginosas y Proteaginosas del COPA-COGECA,  Pedro Gallardo, ha subrayado que los biocarburantes procedentes de cultivos herbáceos europeos, que contribuyen a la lucha contra el cambio climático y la reducción de la dependencia de la UE de coproductos ricos en proteínas, merecen una política estable. Afirma que “algunos productores europeos de girasol están considerando abandonar pura y simplemente este cultivo”. Considera “indispensable repensar la política europea de aprobación de los productos fitosanitarios para evitar que, por falta de rentabilidad, los productores de oleaginosas y proteaginosas abandonen uno de los principales cultivos de sus sistemas de rotación, beneficiosos tanto para los productores como para el mantenimiento de la biodiversidad”.

En opinión del COPA-COGECA, los agricultores deberían poder utilizar productos fitosanitarios y abonos eficaces en las superficies de interés ecológico si la UE tiene la ambición de desarrollar su producción de proteínas vegetales.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.