La convergencia interna, principal escollo en las negociaciones de reforma de la PAC

Los ministros de Agricultura celebraron un encuentro informal en Dublín a principios de la semana pasada dedicado exclusivamente a la reforma de la PAC.

Como novedad, en una de las jornadas de trabajo estuvieron presentes los representantes del Parlamento Europeo, lo que permitió hacer un balance de cómo van las negociaciones entre las tres instituciones comunitarias.

Quedó claro que todavía hay algunos puntos en los que siguen sin estar de acuerdo. Uno de ellos es precisamente el elemento que más preocupa a España en estas negociaciones: la convergencia interna, es decir, la aproximación del nivel de ayudas entre los agricultores dentro de cada país o dentro de cada región.

Aunque la Comisión Europea ha renunciado a la tasa plana, sigue exigiendo que se fije un nivel mínimo de ayuda y que no haya grandes diferencias entre lo que perciben unos productores y otros.

El ministro Arias Cañete reiteró que su prioridad es que los agricultores y ganaderos españoles sigan recibiendo en el futuro un nivel de ayudas similar al actual, y que no haya grandes transferencias de fondos entre productores ni entre regiones. Insistió en que si la Comisión impone su criterio, España no podrá votar a favor de la reforma.

Otros puntos en los que no hay acuerdo entre las tres instituciones son la limitación y reducción progresiva de las ayudas para las grandes explotaciones, los pagos directos a los jóvenes agricultores, los fondos que se destinarán a las ayudas acopladas y la eliminación de la cuota azucarera.

En el caso del reverdecimiento, sin embargo, el acuerdo parece que está más cerca.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.