Las emisiones de gases de efecto invernadero bajaron en 2018 por el aumento de las energías renovables

Según el Avance del Inventario de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero vinculadas al cambio climático, correspondiente al año 2018, publicadas por MITECO

Las emisiones de gases de efecto invernadero se redujeron el año pasado un 2,2% respecto al anterior, según se desprende del Avance del Inventario de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) vinculadas al cambio climático, correspondiente al año 2018.

Estos datos preliminares –que se envían a la Comisión Europea anualmente en cumplimiento de las obligaciones de información de nuestro país– revelan una estimación de emisiones brutas de 332,8 millones de toneladas de CO2 equivalente.

El Avance publicado por el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) indica que el descenso de las emisiones de 2018 se debe principalmente al fuerte incremento de producción de energía hidráulica, que creció en un 84,9% respecto a 2017 gracias a que fue un año hidrológicamente húmedo, así como al aumento de la producción eólica en un 3,5%.

Ambas cuestiones han permitido reducir en un 15,7% las emisiones vinculadas a la generación eléctrica dado que la subida de fuentes renovables permitió rebajar la producción de ciclos combinados (-18,9%), carbón (-17,2%), y la que emplea combustibles líquidos (-4,5%).

El resto de sectores aumentan sus emisiones

El resto de sectores han experimentado un aumento en sus emisiones respecto del ejercicio anterior.

De este modo, en un año con un incremento del PIB del 2,6%, se registran subidas de emisiones vinculadas al transporte (+2,7%); al consumo de combustibles en los sectores Residencial, Comercial e Institucional (+1,9%) y al consumo de combustibles en maquinaria agrícola, forestal y pesquera (+4,1%). Las emisiones de la industria aumentan un 2%.

Las emisiones procedentes de la agricultura no varían

Por su parte, las emisiones procedentes de la agricultura (12% del total de las emisiones) no varían respecto al dato de 2017.

Las actividades ganaderas, responsables del 67% de las emisiones de este sector, aumentaron sus emisiones en un 1,4%, debido fundamentalmente a las procedentes de la gestión de estiércol (+2,6%) y a de la fermentación entérica (+0,8%).

No obstante, las emisiones de los cultivos disminuyeron en un 2,5%, fundamentalmente por los descensos de emisiones de N2O derivados de la gestión de suelos agrícolas (-2%, debido la disminución en el uso de fertilizantes inorgánicos respecto al año anterior) y de las emisiones de CO2 derivadas de la aplicación de urea (-17%).

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.