Menos fitosanitarios, abonos y antibióticos y más agricultura ecológica en los planes de Bruselas para 2030

Cynara cardunculus en La Puebla de los Infantes (Sevilla), de José Manuel Santana

La Comisión Europea desveló finalmente el 20 de mayo el contenido de sus estrategias “de la granja a la mesa” y “biodiversidad horizonte 2030”, con objetivos concretos de reducción del uso de fitosanitarios químicos, abonos y antibióticos para el ganado así como de aumento de la superficie dedicada a la agricultura ecológica y de las áreas protegidas en la UE.

La primera de ellas, titulada “Estrategia de la granja a la mesa en pro de un sistema alimentario equitativo, sano y respetuoso con el medio ambiente”, recoge los siguientes objetivos de cara al año 2030:

  • Reducir en un 50% el uso y el riesgo de fitosanitarios químicos.
  • Reducir en un 50% el uso de los pesticidas más peligrosos.
  • Reducir al menos en un 50% la pérdida de nutrientes, garantizando que no se produce un deterioro de la fertilidad del suelo, lo que supone una reducción de un mínimo del 20% del uso de fertilizantes.
  • Reducir en un 50% las ventas de antibióticos para el ganado y la acuicultura.
  • Desarrollar la agricultura ecológica con el fin de que el 25% de la superficie agrícola sea ecológica para ese año.
  • Mejorar el etiquetado de los alimentos para animar a los consumidores a optar por productos más saludables y más sostenibles.
  • Fijar objetivos obligatorios de reducción del desperdicio alimentario para 2023.

Biodiversidad

La “Estrategia biodiversidad 2030. Devolver la naturaleza a nuestras vidas” incluye también entre sus objetivos los de reducir en un 50% el uso y el riesgo de fitosanitarios químicos, en un 20% el uso de fertilizantes, así como llegar a un 25% de superficie agrícola ecológica. Pero, además, plantea lo siguiente:

  • Al menos el 30% de las tierras de la UE estarán protegidas. La protección será más estricta en el caso de algunos bosques, para los que se fijarán objetivos obligatorios de restauración en 2021. También estarán protegidas al menos el 30% de las aguas marítimas.
  • Al menos el 10% de la superficie agrícola se destinará a usos no productivos y que favorezcan la biodiversidad, como bandas tampón, barbechos, setos, estanques, árboles no productivos,…
  • Se restaurarán al menos 25.000 kilómetros de ríos y se plantarán 3.000 millones de árboles.

Según la Comisión Europea, cada año se destinarán 20 millones de euros a la biodiversidad a través de diversas fuentes (fondos de la UE, nacionales y privados).

Durante la presentación de ambos documentos, el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, encargado del Pacto Verde europeo, en el que se enmarcan las dos estrategias, destacó que “la crisis provocada por la pandemia de coronavirus ha demostrado los vulnerables que somos, así como la importancia de restablecer el equilibrio entre la actividad humana y la naturaleza”. Bruselas ha subrayado asimismo que, como parte del Pacto Verde, las dos estrategias también apoyarán la recuperación económica, reforzando “la resiliencia de nuestras sociedades ante futuras amenazas, como el impacto climático, los incendios forestales, la inseguridad alimentaria o los brotes de enfermedades”.

Estos textos no son normas directamente aplicables, sino una hoja de ruta para llegar a los objetivos fijados. De momento, la Comisión ha invitado al Consejo y al Parlamento Europeo a aprobar estas dos estrategias y sus compromisos y abrirá un debate público en el que podrán participar las partes interesadas y los ciudadanos en general.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.