Estrategia «de la granja a la mesa»: un estudio de Bruselas apunta a una reducción de la producción del 10%

Según Farm Europe, el servicio de investigación y de estudios de la Comisión Europea ha realizado un primer estudio sobre el impacto que tendría la estrategia en el sector agrario

Moisés Osle desde Cantabria.

Las potenciales consecuencias de la estrategia “de la granja a la mesa” siguen preocupando al sector agrario. La Comisión Europea habría realizado un estudio, que no quiere publicar, que prevé una reducción del 10% en la producción de la Unión Europea.

Según el grupo de expertos Farm Europe, el servicio de investigación y de estudios de la Comisión Europea ha realizado un primer estudio sobre el impacto que tendría la estrategia en el sector agrario, pero está “bloqueado desde hace más de seis meses por el vicepresidente Timmermans” para que no se haga público antes de que finalicen las negociaciones sobre la PAC.

La estrategia plantea una reducción del 50% en el uso de pesticidas químicos de aquí al año 2030 y del 20% en el de fertilizantes

Según Farm Europe, este estudio concluye “que la producción agraria europea global disminuiría en un 10%”. La estrategia plantea una reducción del 50% en el uso de pesticidas químicos de aquí al año 2030 y del 20% en el de fertilizantes así como llegar a un 25% de superficie ecológica.

Este grupo de expertos ha realizado su propia evaluación del impacto de la estrategia y estima que, con un 4% de superficies de interés ecológico no productivas, el impacto en la producción sería el siguiente: -7% en el caso del trigo; -5% en maíz; -5% en remolacha; -20% en oleaginosas; -4% en la producción de carne roja; 2% en la de leche y -1% en la de pollo; la estrategia no tendría impacto en la producción de porcino. Si las superficies no productivas se elevan al 10% (como propone la estrategia “biodiversidad 2030”), las consecuencias serían aún más importantes.

Farm Europe subraya que esta disminución de la producción generaría una caída de las exportaciones de la UE de entre el 10% y el 20% en el caso de los cereales, el azúcar y el vino así como un aumento importante de las importaciones de proteínas vegetales (soja) para cubrir la disminución de la producción de oleaginosas europea.

Estos expertos concluyen que es “esencial que el Parlamento Europeo, los Estados miembros y todas las partes implicadas se movilicen para sustituir un enfoque mágico que ineludiblemente nos sacaría del camino por un plan de inversiones y de innovación en agricultura, que es lo único que permitirá alcanzar los objetivos esperados por todos los europeos”.

Declaración de los países de Europa central y oriental

Justo cuando las discusiones sobre la futura PAC entre el Parlamento Europeo y los Estados miembros se centraban en la cuestión de la ambición medioambiental del texto, los países de Europa central y oriental –el grupo de Visegrado (República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia) más Bulgaria, Croacia y Rumanía- presentaban una declaración común en la que hacen un llamamiento a la prudencia en la aplicación de la estrategia “de la granja a la mesa” para los agricultores.

Subrayan que los objetivos de reducción del uso de abonos, fitosanitarios y antibióticos deberían fijarse a nivel europeo para tener en cuenta los distintos puntos de partida de cada país y reclaman una vez más a la Comisión que publique un estudio en profundidad del impacto de la estrategia en cuestión en la seguridad alimentaria, la competitividad y los precios de los productos agrarios.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.