Los espárragos son anticancerígenos, favorecen la eliminación de líquidos y reducen la tensión alta

Entrevista en Agropopular con el doctor Esteban Pérez Almeida

El doctor Esteban Pérez Almeida, intervino en la ‘Sección de Salud’ de Agropopular -emisión 21 de abril- para hablar sobre las propiedades y beneficios del espárrago. Entre ellas, destacó que facilita la eliminación de líquidos, son anticancerígenos y ayuda con los problemas de la tensión alta.

Según explicó, este producto es un diurético natural, ya que el espárrago está compuesto principalmente por agua y contiene esparragina (la cual se elimina por la orina), por lo que facilita la eliminación de líquidos y evita problemas con la tensión alta. Además, al contener poco azúcar es ideal para la dieta de las personas diabéticas.

Pérez Almeida destacó que esta hortaliza contiene Zinc. En este sentido, resaltó que este mineral es importante para el buen funcionamiento de nuestro cerebro y que ayuda a aumentar la potencia sexual y favorece la fertilidad.

Otros de los beneficios del espárrago, es que es una fuente de fibra, sobre todo celulosa (fibra insoluble), por lo que presentan propiedades laxantes; ayudando a mejorar nuestro tránsito intestinal; contribuyendo a prevenir o mejorar el estreñimiento; y otras enfermedades relacionadas como los divertículos en el colon, hemorroides, cáncer de colon…

Además la fibra contribuye a reducir el colesterol y favorece la velocidad con la que pasan los azúcares hacia la sangre lo que beneficia en caso de riesgo cardiovascular y diabetes.

Es fuente de vitaminas, como la provitamina A (betacaroteno), la cual favorece la circulación, la vista y la piel; y las vitaminas del grupo B, que destacan la B1, B2, B3 y B6 , Vitamina C y Vitamina E, que evitan el deterioro cognitivo del cerebro, por lo que es un gran antioxidante natural.

Según el doctor, también favorece el sueño y ayuda a combatir el insomnio. Además, se considera al espárrago un gran anticancérigeno, ya que contiene glutatión, un compuesto químico que ayuda a desintoxicar y a descomponer los agentes cancerígenos del cuerpo,  por lo que es muy recomendable ahora que es la temporada añadir espárragos a nuestros platos.

Contiene además grandes cantidades de hierro, magnesio y potasio y, por ello, es aconsejable para las personas que tengan anemia. También se recomienda tomar espárragos durante el embarazo ya que ayuda a prevenir problemas durante la gestación y otros problemas a la hora de dar a luz e incluso nacimientos prematuros.

Más datos

Los espárragos son un vegetal perteneciente a la familia de las azucenas, que también incluyen a las cebollas, el puerro y el ajo.

Desde abril hasta junio los espárragos son los reyes de toda dieta. Gastrónomos y cocineros le dedican las creaciones más imaginativas pues no hay nada que no se pueda hacer con un espárrago: cocerlo, rehogarlo, guisarlo, servirlo frío o caliente, en el entrante o en el planto principal, con carne o pescado. Los cocineros que se atreven experimentan incluso con helado de espárrago para el postre.

Según el doctor Pérez Almeida, el espárrago quizás sea de los vegetales que «están más relacionados» con la medicina y que ya fue recomendado por Hipócrates; su carrera la inició hace 2.400 años en Grecia como planta medicinal. Hipócrates recomendaba beber té de espárragos secos con fines diuréticos y su raíz servía de remedio contra el dolor de muelas y las picaduras de abeja. E incluso como pócima para el amor se creía en sus virtudes.

Sin embargo, el espárrago que se usaba en estos brebajes era el silvestre. A cultivarlo y reservarlo para el plato empezaron los romanos unos 200 años después, historiadores como Plinius, recomienda plantar esparragueras en su Historia de la Naturaleza.

En la Edad Media, el espárrago recuperó su calidad de planta medicinal y desde finales del siglo XV sus propiedades se incluían en los libros de hierbas sanadoras. Sólo pasado un tiempo volvió el espárrago a ser verdura y se convirtió en un producto de lujo con el que la naciente burguesía, que luchaba por equipararse a la nobleza, demostraba su estatus social.

Curiosidad

Por último, el doctor destacó que los amantes de esta verdura se habrán dado cuanta o mejor dicho habrán olido que si vamos al baño después de haberlos comido, nuestra orina tiene un olor bastante fuerte.

«Parece ser que se debe a que nuestro cuerpo metaboliza una sustancia que contiene azufre, el ácido asparagúsico, pariente cercano de la esencia de la mofeta, llamada metanetiol. Según estudios realizados no todos producimos metanetiol después de comer espárragos y es por este motivo por lo que hay personas que si pueden oler y otras no este aroma y tan intenso», apuntó.

Escuche la intervención completa

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.