¡En manos de quién estamos!

Por César Lumbreras

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas. (Fuente: MAPA)

La cadena agroalimentaria en su conjunto, desde los agricultores y ganaderos en el origen, hasta las personas que atienden la caja en los supermercados, pasando por todos los eslabones intermedios, ha demostrado durante estas primeras semanas de crisis que ha estado a la altura de las necesidades de la población, garantizando el suministro de alimentos en cantidad suficiente, de calidad adecuada y de seguridad contrastada a los ciudadanos. A las pruebas me remito. Estando lo anterior claro, toca preguntarse si los responsables del Ministerio de Agricultura, con su titular Luis Planas a la cabeza, y la Comisión Europea han estado o van a estar también a la altura de las necesidades que ya se han planteado. ¿Qué ha hecho el Ministerio?

Lo ilustro con un ejemplo: el martes 17 de marzo, a las 13:42 horas, anunció que “habilitaba un buzón al que podrán dirigir las dudas que tengan en relación con su actividad diaria y las restricciones impuestas para frenar la expansión del COVID-19”. Eran los días en los que había todo tipo de dudas. Pues bien, 4 horas y 5 minutos más tarde, a las 17:47 se envió otro correo en el que se decía que “con el fin de racionalizar el flujo desde la Administración General del Estado en relación con la crisis del coronavirus, os comunicamos que no vamos a disponer, en nuestro Ministerio de buzón de preguntas-respuestas en relación con este asunto. Por ello el que habíamos habilitado dejará de estar operativo”. Repito, el buzón solo había estado funcionando 4 horas y 5 minutos, luego desapareció siguiendo la tónica de actuación de Luis Planas desde que es ministro.

¿A quién debían dirigir las dudas los componentes de la cadena alimentaria? Pregunta sin respuesta. El titular de la cartera ha planteado esta semana una serie de peticiones a Bruselas para que se adopten medidas de apoyo a las producciones que ya están en crisis, como los sectores de flor cortada, el ovino y los cochinillos, entre otros. El comisario ha respondido que todas estas peticiones de los Estados miembros pueden tener grandes y graves repercusiones presupuestarias y que es necesario estudiarlas con detenimiento. O sea que se van a tomar su tiempo. Pero, digo yo que, mientras tanto, el ministro Planas podría hacer algo y no limitarse a esperar lo que venga de Bruselas. Sin embargo, no parece estar por la labor. ¡En manos de quién estamos, tanto aquí como en Bruselas!

 

Editorial de César Lumbreras

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe nuestras novedades en tu correo electrónico
Informativos Agrarios, S. L. usará sus datos para gestionar su suscripción al boletín de noticias. Puede ejercer sus Derechos de Acceso, Rectificación, limitación entre otros según indicamos en nuestra Política de privacidad.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.