Dragones de cuera: cuando el 7º de Caballería era español

Sección de Historia en Agropopular con Ramón Fernández

Ilustración de un soldado perteneciente a los Dragones de Cuera

Todo el mundo ha visto películas del Oeste en las que la Caballería se las tiene tiesas con los indios. Pero más de un siglo antes, ese 7º de Caballería era español y luchaba contra los mismos enemigos. Eran los Dragones de cuera.

Ramón Fernández, nuestro historiador de cabecera, explicó en Agropopular -el 20 de enero- todo lo relacionado con estos soldados

Para empezar, hay que poner en situación el contexto. Hablamos del siglo XVIII, cuando el Imperio español en América llegaba incluso a la costa del Pacífico canadiense con la isla de Nootka –custodiada, por cierto, por voluntarios catalanes–. Por centrarnos, el teatro de operaciones de los Dragones de cuera estaba en lo que hoy día es el sur de Estados Unidos.

De California a Florida

Hablamos de una línea recta que iba, más o menos, desde San Francisco, en California, a San Agustín, en Florida, en torno a 4.000 kilómetros. Para custodiar esa porción de terreno se pusieron en marcha una serie de guarniciones, conocidas como presidios, que eran en muchos casos como los fuertes de las películas del Oeste aunque mejores (estaban realizados en adobe), con un sistema que comenzó a operar a finales del siglo XVI.

Una parte considerable de ese territorio estaba poblada con misiones, ranchos y los citados presidios junto con tribus indias, en unos casos aliadas y en otras incluso hostiles. Por eso se crearon los Dragones de cuera, cuya denominación oficial era Soldados de Presidio. Su misión era la defensa y el patrullaje, la protección de los caminos y los correos… actuando como una fuerza móvil.

Una peculiaridad de estas unidades es que cada elemento tenía asignados media docena de caballos para realizar sus misiones. Todo el tema de equinos tenía gran importancia, porque precisamente una de las misiones que tenían era impedir el robo de caballos, cuya cría era muy importante en el Virreinato de la Nueva España, por parte de los indios, que los empleaban como moneda de cambio para comprar armas a los comerciantes franceses.

El porqué de una denominación

Se les llamaban de cuera porque ésta era una prenda que se usaba como armadura: un abrigo largo de cuero sin mangas, que podía llegar a pesar hasta diez kilos, y que servía como protección frente a las flechas de los indios. Con el tiempo, evolucionó hacia una chaqueta más corta. Otra parte del equipo curiosa: empleaban una adarga, un escudo de origen árabe realizado en cuero y que había sido adoptado por la caballería ligera cristiana durante la Reconquista por su utilidad. Como se ve, los conquistadores lo llevaron a América y seguía empleándose por ser más ligero y flexible.

Su armamento consistía en una escopeta, dos pistolas, una espada y lanza, dos piezas muy importantes porque a menudo llegaban al cuerpo a cuerpo con los indios. Incluso hubo dragones que usaron el arco y las flechas de sus adversarios. El ingreso era voluntario y se exigía tener 16 años, medir más de metro y medio, estar sano, ser católico y libre de pecado, textualmente, para poder acceder a un compromiso de diez años de servicio.

Como sucedía en las tropas del Imperio español, eran interraciales. Aunque los mandos superiores solían ser de origen europeo, la tropa contaba con criollos, mulatos, mestizos e indios. Es largo reseñar algunos de los hitos que marcaron en su trayectoria militar, pero aquella gente dura realizó verdaderas proezas aunque no haya películas sobre ellos.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe nuestras novedades en tu correo electrónico
Informativos Agrarios, S. L. usará sus datos para gestionar su suscripción al boletín de noticias. Puede ejercer sus Derechos de Acceso, Rectificación, limitación entre otros según indicamos en nuestra Política de privacidad.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.