CUAM: gracias a los análisis realizados en el laboratorio de El Ejido se obtiene una “hortaliza perfecta”

`Sección de Innovación´de AGROPOPULAR con Nuria Sánchez Morito, directora del Laboratorio del Centro Universitario Analítico Municipal (CUAM) de El Ejido, en Almería

El Laboratorio del Centro Universitario Analítico Municipal (CUAM) de El Ejido, en Almería, garantiza que los productos que se cultivan en este municipio son aptos para el consumo y seguros desde el punto de vista de la salud. De ello habló en la última `Sección de Innovación´ de AGROPOPULAR (9 de marzo) Nuria Sánchez Morito, su directora, que subrayó que gracias a los análisis de este laboratorio se obtiene “una hortaliza perfecta”.

Junto al director del programa, César Lumbreras, Sánchez Morito recorrió las instalaciones mientras explicaba la función de cada sala. Comenzaron en el laboratorio general, en la zona de físico-químico, donde se hace todo el procesado de la tierra, el agua, y de los foliares que se van a estudiar.

Según explicó la directora, en este laboratorio se analiza todo lo relacionado con la producción. “Se estudia desde la tierra en la que se va a cultivar, para ver si tiene exceso o carencia de algún nutriente, a las hojas de la planta, para comprobar si está asimilando esos nutrientes “. También se analiza las aguas de riego y los fertilizantes que se le aplican.

“Todo ello con el fin de garantizar que los cultivos de invernadero sean perfectamente aptos para el consumo”, apuntó Sánchez Morito.

“Garantizamos que las hortalizas no contengan ningún agente patógeno que pueda perjudicar a la salud de los consumidores”

En este sentido, la directora explicó que gracias a estos análisis los agricultores obtendrán información sobre qué necesidades tiene su cultivo y si van a poder aplicar medidas. “De esta forma el producto que se obtiene va a ser rico en minerales y vitaminas, y el consumidor obtiene una hortaliza perfecta”.

Posteriormente, visitaron la sala de microbiología donde se llevan a cabo los controles microbiologicos, tanto en la hortaliza como en los ambientes y en la superficie de trabajo. “De esta forma garantizamos que las hortalizas que se llevan a la venta no contengan ningún agente patógeno que pueda perjudicar a la salud de los consumidores“, añadió.

En la tercera sala que visitaron se realiza el control del uso de fitosanitarios. Sánchez Morito explicó que desde que se usa la lucha integrada y con el aumento del cultivo ecológico ha disminuido mucho el uso de fitosanitarios, pero que es necesario realizar estos controles para demostrar que ya no tienen residuos.

“En esta sala se reciben las muestras, se homogeneiza, se bate, se pesan diferentes cantidades, y se les añaden disolventes apropiados. En ese disolvente es donde van a analizar si lleva algún resto de fitosanitario.” Para ello, llevan a cabo un barrido de unas 440 materias activas, apuntó.

Vídeo de parte de la `Sección de Innovación´

Escuche la `Sección de innovación´completa

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.