El suministro de cereales de China se quedará corto para cubrir la demanda a finales de 2025

China se enfrentará a problemas en el suministro de cereales a finales de 2025, lo que provocará un aumento de la dependencia de las importaciones para alimentar a los 1.400 millones de habitantes del país, según un informe que recoge el periódico hongkonés South China Morning Post.

El estudio, publicado por el Instituto Rural de la Academia de Ciencias Sociales de China, asegura que el suministro de trigo, arroz y maíz “se quedará corto en unos 25 millones de toneladas” para poder cubrir la demanda estimada a finales de 2025.

El texto subraya que “el suministro es suficiente en este momento, pero hay problemas de desequilibrio estructural entre la oferta y la demanda a largo plazo”. El informe llega en medio de las preocupaciones por parte del presidente del país Xi Jinping por la seguridad alimentaria, la temporada de lluvias, y en medio de los llamamientos a la población para que reduzca el desperdicio de alimentos.

Además, se prevé que para septiembre de 2021 habrá una brecha de 16 millones de toneladas de maíz -una previsión más alta que otras anteriores-, y que la escasez ya habría provocado aumentos en los precios y empujado a más empresas productoras de piensos a utilizar trigo en su lugar.

El informe sugiere también que China debería mejorar las “políticas de compra y almacenamiento de cereales” para garantizar el suministro del país, que se enfrentará también al envejecimiento de la población y a la reducción de la fuerza laboral rural a medida que más residentes se trasladen del campo a las ciudades. “Se espera que alrededor de 80 millones de residentes rurales se trasladen a áreas urbanas en los próximos cinco años”, según el informe recogido por el periódico.

La Administración General de Aduanas informó que China importó 74,51 millones de toneladas de cereales en los primeros siete meses de este año, lo que supone un 22,7% más que la misma cifra registrada el año anterior.

Durante una reciente visita a la provincia nororiental de Jilin el mes pasado, el presidente chino insistió en la importancia de este asunto y la semana pasada comenzo una inusual campaña nacional para pedir a la gente que no desperdicie comida.

De este modo, los restaurantes se han comprometido a servir comida en porciones más pequeñas y algunos sitios web prohíben la publicación de material audiovisual en el que se muestren banquetes y otras copiosas celebraciones.

Asimismo, el Ministerio de Cultura y Turismo anunció que se une a la campaña y “revisará directrices” para que la industria hostelera y turística “cumplan” con la campaña.

El Ministerio ha pedido a sitios turísticos, hoteles y restaurantes, entre otros, que “cumplan con su responsabilidad, mantengan la disciplina y aboguen por un turismo civilizado”, además de anunciar “actividades para que el público sea consciente y recuerde la importancia de la tradicional virtud del ahorro”.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.