El consumo de carne en la UE podría bajar 1 kg por persona hasta 2030

Según el informe de perspectivas agrícolas de la UE para 2019/2030 que ha elaborado la Comisión Europea

El consumo de carne en la Unión Europea (UE) podría bajar un kilo por persona hasta 2030 (se quedaría en 68,6 kg per cápita) como consecuencia de las preocupaciones sociales, éticas, de salud y medioambientales. Así lo recoge el informe de perspectivas agrícolas de la UE para 2019/2030 que ha elaborado la Comisión Europea (CE).

Entre los datos que desprende el informe, la CE destaca que la demanda para la carne de ternera disminuirá de 10,8 kilos por persona y año en 2019 a 10 kilos en 2030. Esto se reflejará en un descenso previsto del 9,4% en la producción de carne de bovino de la UE durante dicho periodo, mientras que los precios sufrirán un ligero incremento.

No obstante, el informe recoge que habrá oportunidades comerciales en la próxima década para este tipo de carne, para el que prevé subida de sus exportaciones.

Por el contrario, estima que las compras de aves de corral crecerán de manera constante entre 2019 y 2030. Su producción puede alcanzar los 16,5 millones de toneladas en 2030, con un consumo de 26,6 kilos por persona y año, y en un contexto de “fuerte” demanda mundial.

Sector porcino

En el sector del procino la expectativa es que aumente la demanda global de esta carne y, a corto plazo, haya un alza de su producción, con precios más altos. Ese encarecimiento por la presión mundial contribuirá a una disminución más fuerte de la prevista en el consumo comunitario.

Por otra parte, el informe hace referencia a los recientes brotes de Peste Porcina Africana (PPA) en el sudeste asiático (China entre ellos), que están teniendo un “fuerte impacto” en el mercado mundial de la carne. Esta situación impulsará las exportaciones de la UE a China para todas las carnes, particularmente para la de cerdo, pero es previsible que introduzca incertidumbres sobre el suministro global a largo plazo y sobre los patrones comerciales.

Lácteos

Respecto al sector lechero, entre 2019 y 2030 los requisitos de sostenibilidad conducirán a un crecimiento moderado de la producción de leche de la UE, llegando a 179 millones de toneladas en 2030 (frente a los 168 millones de toneladas en 2019).

La Comisión espera que la UE siga siendo el principal proveedor mundial de productos lácteos y estima que una gran parte del crecimiento de la producción de leche se destine al procesamiento de queso, dada la demanda mundial sostenida y al aumento del uso industrial nacional.

De acuerdo a sus cálculos, la producción de queso aumentará de 10,8 millones de toneladas en 2019 a 11,5 millones en 2030. Por su parte, se prevé que el consumo de leche líquida baje a medio plazo, mientras que la demanda de mantequilla de la podría seguir aumentando (su producción pasará de 2,5 a 2,7 millones de toneladas en 2030).

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.