El Gobierno de Cantabria aplicará deducciones del IRPF como medida para frenar la despoblación

Imagen de Marcos Pérez, desde Riclones (Cantabria)

El Gobierno de Cantabria aplicará deducciones en el tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para tratar de frenar la despoblación durante el año que viene. Esta medida beneficiará a un total de 48.700 personas de 56 municipios.

Estas bonificaciones son la principal novedad del proyecto de ley de medidas fiscales que acompaña a los presupuestos regionales que el Ejecutivo autonómico aprobó el miércoles 13 de noviembre.

Según ha explicado la consejera de Economía y Hacienda, María Sánchez, estas deducciones beneficiarán a los cántabros que tienen su residencia habitual en las zonas rurales con riesgo de despoblamiento.

Los criterios que se han fijado es tengan menos de 2.000 habitantes, una densidad de población menor a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado y una tasa de envejecimiento superior al 30%.

Actualmente hay 56 municipios que cumplen estos tres requisitos, aunque anualmente se publicará la relación de ayuntamientos en riesgo de desploblamiento.

Detalles de las deducciones fiscales

Según el Gobierno regional, se aplicarán a los arrendadores y arrendatarios en los alquileres de viviendas, al autoempleo de jóvenes, los gastos de guardería y los gastos por traslado a las zonas más despobladas.

Por contratos de arrendamiento de vivienda habitual, el arrendatario se beneficiará de una deducción del 20%, hasta un límite de 600 euros anuales en tributación individual y 1.200 euros en tributación conjunta.

El arrendador también podrá reducir el rendimiento neto en un 50%, cuando no constituya una actividad económica y su residencia habitual se encuentre en la misma zona en riesgo de despoblamiento.

En cuanto a los jóvenes, aquellos que sean menores de 35 años que fijen su residencia habitual en zonas de riesgo de despoblamiento y que causen alta por primera vez en el censo de empresarios tendrán rebajas de impuestos de hasta 1.000 euros. Asimismo, los gastos de guardería se podrán reducir un 30%, con un límite de 600 euros anuales por hijo menor de tres años.

Otra de las medidas que recoge es que las personas que decidan trasladar su residencia habitual a una zona con riesgo de despoblación por motivos laborales, por cuenta ajena o propia, podrán deducir 500 euros en el año en el que se produzca el cambio de residencia y el siguiente.

Además, el sistema tributario cántabro incorporará el próximo año una deducción por nacimiento y adopción de hijos que convivan con el contribuyente, que será de cien euros por cada hijo nacido o adoptado en el periodo impositivo.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.