Andalucía inicia una campaña de inspecciones para vigilar el correcto etiquetado de alimentos

Foto de la Web de Junta de Andalucía

La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía desarrollará hasta diciembre, a través de los Servicios de Consumo provinciales, su campaña anual de inspección de productos alimenticios con el fin de controlar el correcto etiquetado de los mismos.

Según un comunicado de la Junta, con esta campaña se pretende controlar la existencia de alteraciones, adulteraciones o fraudes en alimentos comercializados en establecimientos ubicados en todas las provincias andaluzas.

En el marco de esta campaña se va a revisar el etiquetado de 1.289 productos y a tomar 35 muestras para su ensayo en laboratorio.

En concreto, se revisarán cereales, bebidas alcohólicas y no alcohólicas, frutos de cascara, sopas, potajes, salsas, condimentos y especias, huevos, legumbres, conservas vegetales, productos lácteos, platos cocinados, aguas, hielos, leche, helados y postres, así como carnes, pescados, frutas, hortalizas y verduras, entre otros alimentos.

Asimismo, con el fin de facilitar las actuaciones inspectoras, se han diseñado protocolos de inspección en función de la presentación de los alimentos y del tipo de alimento, para determinar que cumplen con las normativas específicas para cada uno de los casos.

Al margen de vigilar los establecimientos donde se venden alimentos, en el transcurso de esta campaña se realizarán controles en los comercios minoristas, situados dentro de los mercados de abastos municipales, y en los establecimientos donde se venden productos alimenticios importados, para vigilar su correcto etiquetado y que se presenten en la lengua española oficial del Estado.

El año pasado se detectaron 194 irregularidades

El año pasado se realizaron en toda Andalucía 1.310 controles de etiquetado, detectándose irregularidades en 194 de ellos, lo que supone un porcentaje del 14,8%.

Respecto a los resultados obtenidos, los mayores porcentajes de incumplimientos se han observado en productos sin la leyenda “con edulcorantes” cuando el producto lo contiene; con etiquetado nutricional incorrecto; o sin explicar el modo de empleo, cuando en ausencia de esta información puede ser difícil hacer un uso adecuado del alimento.

También se detectaron productos sin la fecha de caducidad precedida de la indicación “fecha de caducidad”; o no acompañada de la propia fecha; y sin figurar en el envase las condiciones y/o fecha límite de consumo, una vez abierto el envase.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.