ASAFRE pide que se declare “zona catastrófica” a Navarra, La Rioja y Aragón por la crecida del Ebro

Entrevista en Agropopular con Alfonso Barreras, presidente de ASAFRE, y con Eneko Larrarte, alcalde de Tudela

Imagen de la Unidad Militar de Emergencia

La punta de la crecida extraordinaria del río Ebro ha atravesado la ciudad de Zaragoza de forma lenta y sin causas afecciones graves, aunque a día de hoy -16 de abril- en las poblaciones de la Ribera baja se mantiene la alerta.

En este sentido, intervino en Agropopular -emisión 14 de abril- Alfonso Barreras, presidente de la Asociación de Afectados por las Riadas del río Ebro (ASAFRE), para explicarnos como ha transcurrido la crecida del río en la zona de la Ribera-media baja.

Según apuntó, “ya ha ha pasado el protocolo de desalojamiento, de intentar evitar los daños mayores de la crecida”, llegando incluso a sacar a los animales de las instalaciones. 

“Cada vez con menos agua tenemos más daños”

A su juicio, la situación es catastrófica ya que están todas las zonas inundadas, y por ello, desde ASAFRE, quieren pedir a la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel garcía Tejerina, que declare zona catastrófica a Navarra, La Rioja y Aragón, en la cuenca del río Ebro y sus afluentes.

“El balance no puede ser peor, llevamos gastados más de 500 millones de euros en 15 años, y se han gestionado muy mal nuestros impuestos. Cada vez, con menos agua tenemos más daños”, añadió Barreras.

En este sentido, explicó que los ribereños llevan 25 años denunciando la falta de limpieza y mantenimiento del cauce del Ebro, porque “es, era y será uno de los ríos más caudalosos de Europa, con peligro de muerte para humanos y animales”.

Por ello, destacó que para evitar que estas situaciones se vuelvan a repetir se debería “aprobar por Ley una tolerancia cero a las medidas agroambientales dentro del cauce del río”.

En este contexto, también intervino en el programa Eneko Larrarte, alcalde de Tudela, que nos explicó cómo se encontraba la crecida del Ebro en esta zona.

Según el alcalde, el pico de la crecida se produjo en la madrugada del viernes al sábado, (entre la una y las tres de la mañana) y una vez traspasado, pueden afirmar que no habido daños, ni materiales ni personales.

“A corto plazo parece que no crecerá el caudal”

No obstante, apuntó que a medida que vaya descendiendo el Ebro se empezarán a llevar  a cabo las valoraciones y los daños ocasionados a los agricultores y ganaderos. “Para que los seguros respondan y, si se llegan a habilitar por parte del Gobierno de España y del de Navarra, tramitar cuanto antes las ayudas”.

Escuche las dos intervenciones 

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.