Aragón rechaza la propuesta de elaboración del Plan Estratégico de la nueva PAC

El Ejecutivo autonómico ha remitido al Ministerio de Agricultura un documento que recoge sus alegaciones y propuestas

Javier Lambán, presidente de Aragón

El Gobierno de Aragón ha remitido al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) un documento que recoge las alegaciones y propuestas de la Comunidad de cara a la elaboración del Plan Estratégico Nacional de la PAC (Política Agraria Comunitaria) 2023-2027, que rechaza.

El Departamento de Agricultura del Ejecutivo regional asegura no apoyar una propuesta de elaboración que mantiene el modelo de PAC en vigor y que, por ello, imposibilita una reforma en profundidad del sistema que permita ofrecer soluciones a la agricultura familiar y profesional de la que depende la economía y demografía de las zonas rurales despobladas.

En el documento remitido el Gobierno autonómico no consideran «aceptable» que las zonas con más limitaciones productivas, como son los secanos áridos, sigan teniendo los pagos por hectárea más bajos, y que la profesionalidad, que viene siendo una exigencia en las ayudas destinadas a los jóvenes que se incorporan a la agricultura, se vea penalizada en la aplicación de las ayudas cuando deberían tener preferencia.

«No es admisible que, por efecto de los derechos históricos, sigan cobrando más quienes no tienen ganado mientras quienes si lo tienen no cobran lo suficiente, sobre todo en el caso del ovino, ni que se cobre por lo que se hacía y ya no se hace», añaden las fuentes citadas.

Además, señalan que «no es justificable» establecer excepciones a las condiciones de agricultor activo a fin de que todos aquellos que perciban menos de 5.000 euros al año (el 58 % de los perceptores actuales de la PAC) no tengan ninguna condición que cumplir.

En las alegaciones presentadas se expresa la idea de que la necesidad del apoyo a la renta y redistribución de la ayuda directa en favor de los profesionales en el marco del modelo familiar cobra «mayor relevancia» si cabe con los nuevos condicionamientos ambientales. En este sentido, añaden que a pesar de contar con el apoyo del Gobierno aragonés, estos objetivos ambientales supondrán un coste adicional para los agricultores que, subrayan, «resulta imperativo compensar con un sistema de apoyo a la las rentas «más justo y eficaz».

Reforma de la PAC de 1992

La actual conformación del sistema se sustenta en los importes por hectárea que derivan de la reforma de la PAC de 1992, unas condiciones que, a juicio de la Administración aragonesa, «ni se mantienen ni se corresponden con los retos actuales y tan solo generan desequilibrios y agravios sociales y territoriales, injustos e injustificables».

Asimismo, en el escrito el Departamento de Agricultura advierte de la «fragilidad» de la economía familiar vinculada a la ganadería extensiva de ovino de carne en Aragón, cuyo censo «viene reduciéndose gravemente». En particular, insiste en la insuficiencia de las actuales aportaciones y en el hecho de que la ayuda por hectárea aplicada a los pastos resulta «completamente incoherente» con la estructura del propio sector.

También se expresa el desacuerdo del Gobierno aragonés ante el hecho de que las medidas de agroambiente y clima, así como de agricultura ecológica sigan sin focalizarse en los profesionales del mundo agrario, «tal y como viene ocurriendo hasta ahora».

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.