Alimentación 2050: más verduras y menos carne

¿Cómo alimentar a una población de 10.000 millones de personas de aquí a 2050 con una dieta saludable?. A esta pregunta intentan responder los científicos de la fundación EAT

Un informe elaborado por la fundación EAT, publicado por la revista médica The Lancet, estima que para alimentar de forma sana a la población mundial conservando el medio ambiente es necesario una dieta que reduzca fuertemente el consumo de carne y de azúcares añadidos y sustituirlos por cereales, frutas, hortalizas y leguminosas.

¿Cómo alimentar a una población de 10.000 millones de personas de aquí a 2050 con una dieta saludable?. A esta pregunta intentan responder los científicos de la fundación EAT (una fundación internacional que tiene como objetivo la transformación del sistema alimentario mundial) en el marco de una comisión formada por la revista médica británica The Lancet.

En su informe final, afirman que para ello hay que duplicar el consumo de frutas, hortalizas, leguminosas y nueces, y reducir más del 50% la de azúcares añadidos y de carne roja. Una dieta que permitirá disminuir entre el 19% y el 24% el número anual de fallecimientos prematuros en los adultos.

“Las dietas alimentarias sanas se caracterizan por un aporte de calorías óptimo y se componen principalmente de una diversidad de alimentos de origen vegetal, pequeñas cantidades de origen animal, de alimentos altamente transformados y de azucares añadidos”, explican los especialistas de esta comisión.

Según éstos, habría que consumir cada día una media de 300 gramos de verdura, 200 gramos de fruta, 200 gramos de cereales completos, 250 gramos de leche entera (o equivalente), y como fuente de proteínas 14 gramos de carne roja o 29 gramos de pollo o 28 gramos de pescado o 13 gramos de huevos o 50 gramos de nueces.

Sin embargo, admiten que el papel de los alimentos de origen animal en la alimentación debe examinarse con cuidado en cada contexto y en el marco de las realidades locales y regionales. “Algunas poblaciones en el mundo dependen de los medios de subsistencia agropecuarios y de las proteínas animales procedentes del ganado. Además, numerosas poblaciones continúan enfrentándose a una carga importante de malnutrición donde puede ser difícil obtener cantidades suficientes de micronutrientes a partir de alimentos de origen vegetal”.

Modificación importante de la producción agraria

Sin embargo, esta “receta milagro” no se puede lograr sin una modificación profunda de los sistemas de producción agrícola agroalimentarios mundiales y una reducción importante de las pérdidas y el desperdicio alimentario (del 50%).

Los autores proponen una intensificación sostenible de la producción alimentaria que pasa por: una reducción de al menos el 75% de las diferencias de rendimiento en las tierras cultivadas actuales; una mejora radical de la eficacia del uso de los abonos y del agua; el reciclado del fósforo, la redistribución global del nitrógeno y del fósforo; la puesta en marcha de opciones de reducción del cambio climático, incluidos los cambios en la gestión de los cultivos y explotaciones de ganado, así como la mejora de la biodiversidad en los sistemas agrícolas.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.