Futura PAC: los agricultores franceses de más de 67 años deberán elegir entre pensión y ayudas

Francia ha apurado hasta el último momento para definir la figura del agricultor activo en el Plan Estratégico de aplicación de la futura PAC que enviará a Bruselas antes de fin de año. Serán agricultores activos en Francia, y por tanto beneficiarios de las ayudas, quienes no hayan llegado a la edad legal de jubilación, que es de 67 años. A partir de esa edad, los agricultores podrán seguir percibiendo las ayudas de la PAC si renuncian a su pensión de jubilación.

El ministro de Agricultura francés, Julien Denormandie, presentó esta definición, tras una reunión con los representantes del sector agrario en el marco del Consejo Superior de Orientación.

La definición introducida finalmente en el plan es algo más abierta que la propuesta inicialmente por el ministro, que consideraba agricultores activos a quienes no hubieran llegado a la edad de 67 años (con algunas excepciones). Con la nueva, a quienes ya los hayan cumplido se les dará a elegir entre pensión o ayudas de la PAC. En todo caso, desde el gabinete del ministro han señalado que se seguirá trabajando y examinando “casos particulares”.

Entre las organizaciones agrarias, la FNSEA (Federación Nacional de Sindicatos de Agricultores) y la Coordinadora Rural no estaban muy de acuerdo con fijar una edad límite para recibir las ayudas mientras que Jóvenes Agricultores y la Confederación Campesina la apoyaban. El Ministerio de Agricultura estima en unos 20.000 los agricultores que se verían afectados por ese techo de los 67 años en 2023.

Por otro lado, se mantiene el segundo requisito que deberá cumplirse para ser considerado agricultor activo: tener suscrito un seguro contra los accidentes en el trabajo.

En cuanto a la definición de joven agricultor, Denormandie ha confirmado que serán los que tengan hasta 40 años y ha determinado el nivel de formación que deberán reunir.

Durante la reunión se anunciaron asimismo algunos cambios en las medidas agroambientales y climáticas y en el ecoesquema, que precisa que algunos cultivos permanentes (como la lavanda y el lavandín, los espárragos, las alcachofas o el lúpulo, entre otros) se considerarán cultivos de diversificación.

Todos los derechos reservados. Queda prohibido reproducir, distribuir, comunicar públicamente o transformar, todo o parte del contenido de este sitio web, incluido, pero no limitado a, los textos, las fotos y los videos, sin el permiso previo y por escrito de Informativos Agrarios S.L.